Sigourney es la madre de todos los gays y todas las lesbianas

Hay muchas razones para que Sirgouney Weaver sea un mito para muchos en la comunidad LGTBI. Su papel de la Teniente Ripley en Alien, poderosa y fuerte es una de esas razones pero hay más. Se ha involucrado en varias películas de temática gay y fue famosa por colaborar en el primer largometraje que hablaba claramente del SIDA cuando nadie tenía el arrojo de hacerlo (Compañeros inseparables, 1990). Más importante fue que aceptara ser la protagonista de “Prayers for Bobby” (2009) una peli pequeñísima que narra una historia real (basada en el suicidio de un adolescente gay que conmocionó a EEUU) y que sin ella no podría haberse distribuido ni financiado.

La peli es pequeña y telefilmera, pero tiene un discurso de Santa Weaver al final que hay que aprenderse de memoria. En estos tiempos donde integristas religiosos y neonazis han puesto sus ojos y objetivos en el colectivo LGTBI (porque les molesta que existamos y van contra nosotros), hay que reivindicar estas palabras con las que Santa Weaver consigue emocionar hasta  una piedra. Pero no lo dejes aquí. Comparte, difunde, ponlo en todos sitios. Si conseguimos que una, solo una persona se sienta conmovida y reflexione, habrá valido la pena.

Y ahora, prepárate a llorar como si no hubiera mañana.


Sobre el autor

MM

Venida de otro Planeta, el Murciano más concretamente.