FUEGO Y SANGRE: GEORGE R.R. MARTIN

Ayer tuve la oportunidad de comprar, tras camelarme muy fuerte a un dependiente de una cadena de librerías (antes de que teóricamente saliera a la venta, pero eso no viene a cuento) el último libro de George R.R. Martin. Ayer por la noche me puse a leerlo con toda la ilusión que un fan de Juego de Tronos puede tener. Uno de los que ha cargado con la versión de lujo de “Danza de Dragones” en trasportes públicos porque no podía parar de leer, hasta el punto de tener que comprarme una mochila porque me dolían los brazos de acarrear semejante tocho. Así que estaba muy, muy emocionado, y me leí cien páginas del tirón. Para cuando lo dejé, tenía ya la impresión definitiva del libro.

 

Este es el libro.

Y esta es mi impresión definitiva:

 

                                  ES UN AUTÉNTICO COÑAZO.

 

George R. R. Martin necesita mantener a su caterva de fans expectantes, así que básicamente ha cogido todos los retazos sueltos que tenía por el ordenador, los ha puesto en orden y los ha dado forma de libro de historia. Pero un libro de historia aburrido hasta la náusea. Un libro que supera en hastío al Silmarillion de J.R.R. Tolkien. Mi libro de historia de COU era mucho más entretenido que esto. Mi libro de filosofía de COU era mucho más entretenido que esto. Un catálogo de pegamentos industriales es mucho más entretenido que esto. Un vademécum es mucho más entretenido que esto.

Aún así, como soy talifán, y tengo muy claro que hay buenos libros que pierden con la traducción, una tarea nada fácil, y este tiene cinco traductores (supongo que o para acelerar la traducción o para que ninguno de ellos tuviera la versión completa, qué se yo) leí otras páginas más adelante. Con la siguiente conclusión:

 

            SIGUE SIENDO UN COÑAZO SIDERAL.

 

Así que amigos, fans de George R.R., un consejo: no malgastéis vuestros euros ni vuestro tiempo en este libro. Hay cosas muchísimos interesantes por ahí para hacer. Mirar la pared que tenéis enfrente durante (900 páginas x 5 minutos por página / 60 minutos la hora) 75 horas consecutivas mientras veis como arden los euros que os costaría comprar este truño.

George: si lees esto, céntrate, por Dior. Termina de una puta vez Vientos de Invierno y no nos des gato por liebre, que te conocemos y nos conocemos. Y si tienes que pagar las facturas, pues hazte un crowfundie o algo.


Sobre el autor

Hilde

Soy hipocondriaco, paragnósico, ateísimo y me tiro pedos.