De lluvias doradas y otras acrobacias

Lo primero y para que no haya lugar a dudas:

Que conste que esto lo cuento como puro interés científico, y porque me lo ha dicho un amigo… que es lo que se suele decir en estos caso… así que ahí voy, yo lo expongo y a ver qué opináis vosotros:

¿Qué haces, cuando tu pareja, tu rollo, tu amante amigo, tu muñeco hinchable… te pide que le mees?

Así, tal cual. Y que conste, que las dudas y el come come que tengo en el estómago, no es si está bien o está mal, que no es plan de juzgar ningún tipo de prácticas, que cada uno es muy libre de hacer lo que quiera y filias hay para todos los tipos, gustos, colores y sabores. Mi duda es ¿cuándo es el momento?! y me explico:

Ante tal proposición, yo me dije: maricarmen, pruébalo a ver, oye, por perder, no pierdes nada, solo sales minerales, así que accedí; la cosa está en cuál es el momento ideal para hacerlo; porque uno piensa, a ver, si, estamos en todo el lío de una pierna al rojo y un pie en el verde, y ahora qué haces “uhy espera, vamos corriendo a la bañera que tengo ganas de mear??” puess NOoooo, yo en esos momentos que estoy con el miembro como una columna salomónica, lo que menos ganas tengo es de ir al baño!! Yo lo que quiero es hacer un reportaje de las casas colgantes de Cuenca!

Así que, cúando se hace? al terminar? Pues mira chica, como que no, porque yo soy de los de ponerme el desfibrilador al lado para volver a la vida, y como tu comprenderás después de haber hecho todos los movimientos acrobáticos del circo del sol, lo que menos me apetece es el numerito final: “I´m singing in the gold rain”

¿Antes? pero qué hago ¿me preparo bebiendo cantidades ingentes de agua y otros líquidos a la espera de que me entren ganas y corre, corre, que voy, que voy…. y la otra parte preparando el pisto para el almuerzo… lo deja a medias, se quema el sofrito… pues como que no lo veo la verdad.

Así que tengo una desazón que ni te cuento. Y luego está la parte técnica, por que a ver Maricarmen, ¿tu puedes mear erecto? porque yo, sinceramente, muy pocas veces se ha dado el caso, y claro, aquello es incontrolable… que el chorro tiene vida propia y dejas el baño como el que riega las calles de “la ley del deseo”

Así que no sé que hacer, hacia donde apuntar; ¿me bebo los tres litros de cerveza o no, aguanto hasta que no pueda más y reviente o me quedo con una escurriura? … por que esa es otra, ¿cuál es la cantidad exacta? meada de abrirse las aguas del mar muerto o goteo continuado…

Que todo esto me parece un jaleo… ¿qué me aconsejáis?

 

 

 

 


Sobre el autor

Flor de Pavimento

Cuando no sepa qué hacer, me sacaré una teta.