10 cosas que Penélope Cruz ha conseguido y tú no

Ahora que Penélope Cruz estrena una de las películas del año, film que, seguramente, veremos premiado en todos los festivales de renombre y compitiendo en la carrera por los Oscars, no está de más recordar nuevamente por qué tienes que dejar de criticarla de una vez con esa mezcla de envidia y complejo de inferioridad que te caracterizan y empezar a valorar un poquito todo lo que ha conseguido.

Ella va a pasar a la posteridad y estará en todos los escritos sobre historia del cine. A tí no te va a recordar ni tu bisnieto. Anda, siéntate, que te cuento por qué tienes que mostrar respeto por esta actriz y por su asombrosa carrera cinematográfica:

  • Acudió a recoger su Oscar con uno de los vestidos más espectaculares que se recuerdan en la historia de la gala, un diseño rosa palo de Versace con corsé de seda y falda de tul con el que estaba simplemente deslumbrante, y con un porte de estrella que, sin duda, ya es parte de la historia del cine. Esa noche tú probablemente estabas tirado en el sofá con el pelo sucio y tu pantalón de pijama lleno de pelotillas y oliendo a ojete.

  • Ha rodado dos veces con Woody Allen. Quizá no sus mejores películas, pero todavía hay actrices muy consolidadas que están pegadas al teléfono esperando la llamada del genio de Manhattan (igual ahora con el escándalo que arrastra, ya no, pero en cuanto se calmen las aguas volverán a clamar por un papel en su filmografía). Y sólo comentar que aunque “Vicky, Cristina, Barcelona” no lograra convencer al público ni a parte de la crítica europea, ha sido una de las películas más taquilleras de su autor, batiendo records en USA. Es decir, ya que protagonizas una peli de Woody, da en la diana y hazlo en una que vean millones de espectadores, y no cuatro gafapastas en la filmoteca.

  • Ha recibido la llamada del que para muchos es considerado el mejor cineasta del panorama actual, ganador de dos Oscar en tres años consecutivos, el iraní Asghar Farhadi.

  • Tiene su estrella de la fama en Hollywood y la ha conseguido en relativamente pocos años desde que llegó a la meca del cine. Tú, como mucho, tienes un Oscar de pvc con el dorado descascarillado donde pone “Oscar al mejor cuñado” o una taza con tu foto de carnet tuneada en estilo arte pop.

  • Ha trabajado y trabaja en español, francés, inglés e italiano y, consecuentemente, protagonizado papeles en todos esos países, cuando otras no salen de la industria de Hollywood y ya quisieran que las llamaran, aunque sea una sola vez, para rodar en Europa. Tú en cambio no sabes ni pronunciar bien el How are you? porque sólo vas a la Escuela de Idiomas una vez al mes y otras te escaqueas para irte de cañas con los colegas.

  • Tiene un registro amplísimo que va desde la comedia hasta el drama pasando por el cine de aventuras, y consigue entrar realmente en su personaje cada vez que aborda un papel. No como la Jolie, que siempre hace de Jolie o la Theron, que siempre hace de Theron. O la Meg Ryan, que siempre hacía de Meg Ryan o la Renée Zellweger que siempre hacía de Zellweger (ahora ya no pueden hacer de sí mismas porque se han hecho un facefucking y el público puede sentirse engañado si ve su nombre en el cartel de una peli y luego es incapaz de reconocerlas en ella).

  • Tiene en su haber (agárrate) el David de Donatello a la mejor actriz, el César de Honor, un BAFTA, dos Premios del Cine Europeo, tres Goyas y un Oscar (además de otras dos nominaciones por Nine y Volver). Y todos sabemos que está al caer su Oscar por una interpretación protagonista. No tardará en llegar… Tú tienes una licenciatura y el diploma del Office 97.

  • Almodóvar la adora. Y si Almodóvar se prenda de tí, date por bendecida porque tu nombre y tu bolsillo no van a parar de crecer, amén de los premios a los que vas a ser candidata. Pregúntale a Rossi, a Loles o a Bibiana a quién le deben el que a día de hoy sigan trabajando…

  • Mientras muchas actrices se quejan de que no les caen papeles a los 40, a Pe le están llegando los mejores de su carrera. A ver si va a ser un problema de talento y no de edad. A ver si no te llaman porque eres mala actriz, bonita, o porque te has pasado con el bisturí y ya no te reconoce ni la madre que te parió.

No obstante todo lo anterior, todavía hay miles de mezquinos que piensan que a esta actriz le regalan los papeles, los premios y los contratos porque es simpática o para que no pase hambre en su mansión de Los Ángeles. Como si estuviera la industria del cine para hacer favores o regalos… Es esa misma gente que se pasa la vida descalificando los logros ajenos porque ha sido incapaz de hacer nada memorable en su vida.

Penélope ya no necesita demostrarte lo necio que eres. Es parte de la historia del cine. De la Historia. Y tú no.


Sobre el autor

FakePlasticBoy

Hecho de plástico fino.