FUN CLUB / Diego Márquez

De la mitológica y representativa Sala de la continua conmoción generacional en la ContraCultura PopRock desde la Alameda De Hércules en Sevilla, hoy nos cuenta un testigo de primer orden, el peso que esta otra Catedral hispalense de conciertos sostiene con el paso de décadas y décadas y que como a DorianGray no se le ha instalado ninguna arruga en sus paredes. De poner negro sobre blanco, exhibiendo los entresijos de su historia, se lo hemos encomendado al ilustre y legendario observador Diego Márquez. Solo puedo dar las gracias por tanta generosidad para Atroz con leche. Muchas gracias mi querido Diego.

Diego Márquez Pichardo

Cuando en el 87 Pepe Benavides, Dogo & Cía. decidieron abrir el Fun Club, la Alameda era aún un lugar peligroso, sobre todo de noche. La Expo cambió todo esto convirtiendo la zona en lo que ahora es, el centro de diversión alternativo de la noche en Sevilla. El Fun es la sala de conciertos más antigua de la ciudad, por su escenario han pasado todos los músicos de este país, Enemigos, Ronaldos, Mano Negra, Surfin Bichos, Fito, Reincidentes, Sex Museum, Hermanos Amador, Tomasito, Paco Clavel, Burning, Kiko Veneno, Pablo Carbonell, etc. Más todos los grupos de la ciudad, incluyendo la época del nacimiento del Rap, Tote King, SFDK, Mala Rodríguez y todas las formaciones notables del país en este campo. En lo musical, en la parte nocturna del local, siempre ha corrido con los tiempos, por eso mantiene su poder de convocatoria después de tantos años. Del rock clásico fue evolucionando hacia toda la movida grunge de los 90s, incluyendo la explosión del Brit-Pop y toda la movida indie. El Fun mantiene su propia línea musical de siempre pero aportando todo lo bueno que salga en cada momento. El rock o el pop independiente forman la base de cada noche, salpicado de músicas alternativas, clásicos de siempre, algo de rap y electrónica, y también producto nacional. Esta combinación es bastante intergeneracional por lo que el público oscila en un abanico amplio de edades, que solo tienen en común el amor por lo diferente. Una gran parte de la música que escuchas aquí no la encontrarás en ningún otro garito ni en esta ciudad ni en muchas otras. En esto no soy imparcial, pues hay detrás un trabajo continuo de búsqueda de nuevas músicas para ofrecer a nuestro público lo mejor que se publica continuamente en el mundo. En fin, Fun Club continua siendo un local de referencia en la noche sevillana más de 30 años después, pocos sitios dedicados a la música pueden presumir de tener la medalla de su ciudad. Larga vida al FUN!!!

Posdata Atroz con leche: Diego, cariño, agradecidas estamos, siempre FUN CLUB. Un gran abrazo y un potente beso.

 


Sobre el autor

Donna Semen

¡Guerra a la vulgaridad!