Un puñetazo de dibujos llamado “The Breadwinner”

Déjame que te hable de una peli producida por Angelina Jolie y basada en un libro que recoge testimonios reales cuya autora fue Deborah Ellis, The Breadwinner es un largometraje de animación para el que hay que estar preparado, porque como te pille desprevenido como a mí, te puede dar el día, la noche y la semana. No tengo ni idea de si  tienen intención de estrenarla en nuestro país porque ya tiene más de un año y no hay noticias ni fechas, pero huele que a estas alturas o la compra una plataforma o sale directamente en DVD . La cuestión es que detrás están los responsables de “The song of the sea (de la que hablé aquí maravillas) y eso ya es garantía de calidad y belleza.

En un principio parece que la peli nos va a contar la dura vida diaria de una familia en el Afganistán de los talibanes, rodeados de miserias y pobreza y sin ningún tipo de acceso a tecnología o medios como la radio o la tele. Ya de Internet, pa qué hablar. Pero sucede que el padre es encarcelado y la familia se ve abocada a la miseria  porque son todo mujeres y no pueden salir a la calle, no sólo a ganarse la vida sino a cosas tan simples y necesarias para sobrevivir como conseguir comida o agua. Ahí ya la cosa se pone chunguísima y la hija menor se ve empujada a vestirse de chico para poder sobrevivir, por lo que el delirio y el disparate alcanzan el nivel de la estratosfera. Cualquier mierda de tío, por el simple hecho de ser tío, ya tiene mil veces más derechos que una tía que, directamente, no tiene ninguno aparte de cocinar y parir. Suma un integrismo religioso más allá de lo enfermizo que se cuela por todas las rendijas de lo cotidiano y tienes la pesadilla perfecta.

Hay momentos tan delirantes que se tiene la sensación de estar viendo una peli de ciencia ficción, una distopía imposible creada por alguien mal de la cabeza.  Hasta que caes en la cuenta de que te está contando una historia real y te planteas a cada minuto como esa gente aguanta, cómo es posible tal nivel de salvajismo inhumano sin que se tiren por un barranco. Y la respuesta también te la da la película; aguantan por los sueños y por la capacidad de fabular, en este caso por la ficción, una ficción oral que se desarrolla en forma de cuento y que se narra en paralelo a la dura historia real que nos están contando.

Si ya la película era una chulada, cuando salta a la pantalla el cuento que se nos va contando a lo largo dek metraje, el nivel artístico pega tal subidón que a veces te sientes a punto de sufrir un stendhalazo que te deje en el sitio tieso; qué cosa tan pero tan bonita.

La peli tiene un final pelín desbalazado, atropellado y confuso, un poco torpe pese al nivel altísimo del resto de la historia. Sin embargo, aunque sería incapaz de usar la palabra “disfrute”, tengo claro que es una experiencia que hay que pasar, porque durante horas estuve conmovido y dándole vueltas a las imágenes que se me quedaron en la cabeza. También me ha venido bien para reconciliarme con la Jolie, personaje (a la persona no la conozco) que me da bastante dentera y repelús, pero si ha puesto el dinero para levantar esta maravilla necesaria, pues ole su coño moreno.

PD: The Breadwinner (El pan de la guerra) forma parte del catálogo de Netflix España desde el 1 de junio.


Sobre el autor

MM

Venida de otro Planeta, el Murciano más concretamente.