Ruth Lorenzo, Loveaholic confesa

Cuando en 2008 descubrimos a una joven murciana en el Factor X inglés, lo que más gustó de ella fue la garra con la que pisaba el escenario mientras cantaba un pop rock de lo más descarnado. Sin embargo, Ruth Lorenzo entraba al mainstream español mostrando talento vocal tanto con su participación en Eurovisión (Dancing in the rain) como en su primer disco (canciones como Noche en Blanco, Gigantes). Aún así, este trabajo inaugural, Planeta Azul, nos dejó un sabor de boca un tanto flojo: ¿dónde estaba la chica con grandes influencias de rock y pop sangrante, que ya habíamos atisbado en un par de singles prematuros, como fueron Pain o Burn?

Pues bien, la Lorenzo ha parido este mes de Marzo un trabajo autoeditado contando en la producción con Red Triangle, que firman algunos trallazos de Little Mix, que puede ser ese gran trabajo que esperábamos para darle la credibilidad y afianzamiento que aún necesitaba.

La propia artista afirma que LOVEAHOLIC es un concepto de  “12 canciones. 12 historias de amor. Un corazón roto” que envuelve en una estética ausente de luz brillante que asemeja retratar algunos episodios de desolación y encharcamiento emocional bastante vívido.

Cabe resaltar que, en contra de detractores que la sitúan en el olimpo de artistas que berrean y gritan en todos sus productos, esta vez la voz denota control y cadencia, además de la técnica vocal que Ruth demuestra siempre y que la hizo triunfadora en Tu Cara Me Suena hace un par de ediciones.

Bebe este disco de influencias claras y notables de Prince, Rihanna, Michael Jackson, Imagine Dragons e incluso, Lana del Rey siempre con un sello muy propio que se despega de la música “limpia” de la que su primer disco gozaba.

Queda patente el buen funcionamiento del primer single Good Girls Don´t Lie, que lleva bastantes semanas dando vueltas por radios como un tema potente y con cierto poder de atracción y disposición a ver qué sucede después. Su puesta en escena en Operación Triunfo fue todo un torrente de capacidad en todos los sentidos, dejando al público en deleite.

Otras grandes canciones en LOVEAHOLIC son MOSCAS MUERTAS (gran canción que recuerda un tanto a Shakira con un cierre que engancha, contrapone y se disfruta), FREAKS (desenfadada y pegadiza), BRING BACK THE NEW (con un sonido americano de guitarra murcilaginosa al verso); hasta señalar la propia LOVEAHOLIC que, manteniendo semejanzas musicales con la Rihanna más queda, encierra el mensaje que da tono al disco.

¿Es Ruth Lorenzo la ultimate diva? ¿Ha conseguido el trabajo óptimo con este disco? Lo que sí es cierto es que es una labor muy trabajada, con muchas ganas y con bastante calidad, quizás aquello con lo que muchos tildan como “trabajo de capacidad de éxito internacional”.

De momento, no dejen de disfrutarla en sus directos. Ruth se presenta tanto en distintas salas como en presentaciones del disco por distintas Fnacs de España durante estos meses, dejando claro que es una artista de distancias cortas y que su producto es eficaz, enérgico, firme y, ante todo, muy esforzado y meritorio de éxito.


Sobre el autor

Fon Cole

De los Cole de toda la vida.