Nadie se va a acordar en los oscars de…Kate Winslet

Ha tenido mala suerte la Winslet en la carrera hacia los oscars este año,  porque ha ido a hacer una de las mejores actuaciones de su carrera en una peli del ahora defenestrado Woody Allen gracias a un #metoo que arrasa con todo y da para pocos matices. Antes de que disparen, no es el tema de este post si es justo o no lo que le está pasando a Allen, pero mi opinión podría estar bastante en la línea de este artículo  (después de semejante osadía, voy a fustigarme un rato y ahora vuelvo).

via GIPHY

La actriz interpreta a Ginny, (una frustrada actriz que es capaz de todo para conseguir nada) de una manera tan apabullante que asusta. Por supuesto que para apreciarlo hay que verlo en VOS y su brillantez es especialmente notable en todas las escenas en las que aparece con un mediocre Justin Timberlake, no así Jim Belushi que también debería estar nominado y que se va a comer un colín, porque hay que tener muchos bemoles para salir tan mugriento y barrigón como sale él en la pantalla y hacerlo tan estupendamente que da ternura. La nueva (anti)heroína de Allen demuestra la grandeza del director para escribir papeles femeninos y puede que una vez pasada la marejada de acusaciones, alguien se lo reconozca, porque más feminista que eso…

En su rictus de boca apretada y ganas de morder se masca la tragedia y en sus ojos lleva escrita la palabra “fucking perdedora” en luces tan potentes que se puede leer a kilómetros de distancia. La amargura y la frustración de una persona que es incapaz de disfrutar de lo poco que tiene y que ha hecho de su vida un lamento eterno.  Si Tenesse Williams estuviera vivo, seguro que la habría hecho prota de alguno de sus dramas que coquetean con la tragedia. La actuación de Kate eleva la película, la dispara, la hace necesaria de ver porque se convierte en un festival, en una clase magistral que toda aspirante a actriz debería ver si quiere saber cómo lo hacen las más grandes.

La Winslet no parece  tener altura a la hora de demostrar su calidad interpretativa y por suerte aún no ha tenido la necesidad de enfundarse ninguna capa para hacer de superheroína, así que parece elegir muy bien sus papeles, siempre llenos de profundidad y carga emocional. Me falta verla en una gran comedia o en un musical para poder decir que es la actriz más dotada de las de su generación, pero poco me falta.

Si la no nominación de la Winslet es injusta, lo de no nominar a Storaro como director de fotografía es, directamente,  la gran cagada injusta de este año en los oscars. Me pongo a pensar y no recuerdo una peli con una iluminación tan chula, fascinante, importante y protagonista en muchos, muchísimos años. Una pena que ni Storaro, ni Belushi ni Winslet se vayan a llevar un premio, pero siempre tendrán un hueco en las nominaciones de mi corazón.


Sobre el autor

MM

Venida de otro Planeta, el Murciano más concretamente.