A Kim Wilde no te la esperabas

Kim Wilde fue una de las voces más personales y características de los ochenta, con ese puntito de timbre resfriado que tanto molaba. Se dio a conocer en el 1981 con Kids in America, que ha sido versioneada por un porrón de grupos. Cierto que es que no ha alcanzado el aura mítica de otras figuras de los ochenta y no será porque no tenía un buen ramillete de canciones a reivindicar, porque one hit wonder no es que fuera precisamente, que para un grandes éxitos tiene canciones de sobra. A mí especialmente Chequered Love me parece uno de esos temazos incontestables que debería sonar en cualquier fiesta que se precie: También fue telonera de Michael Jackson cuando Jackson aún era capaz de hacer giras y tenía el mundo en sus manos y hay que reconocerle que supo hacerse un hueco en mercados de todo el mundo, desde Australia a Alemania por clásicos como este: Cuando yo era pequeñito, me dio por cantar Cambodia, otro de sus grandes clásicos de manera enfermiza y recuerdo escuchar a mi madre decir que me callara por favor, que ya no podía escuchar más esa canción sin que le diera un parraqué. Aunque no te hayas enterado, ha seguido su carrera dentro de un semiolvido bastante injusto. Ha sacado discos sin trascendencia, ha hecho giras por medio mundo y ha sacado sus discos recopilatorios, incluso uno navideño, cómo no. Pero ahora que nadie la recordaba ni daba un duro por ella, resulta que vuelve. Pero no vuelve porque sí, vuelve con un temazo que da susto de lo temazo que es. Sin esconder los años y en una esplendida madurez que recuerda a la Debbie Harry de Blondie, el vídeo no es gran cosa (se nota la escasez de medios) pero da un poco igual. Acompañada por su hermano, ojalá esta canción le sirva para ponerla en el lugar que merece, que es uno importante. O


Sobre el autor

MM

Venida de otro Planeta, el Murciano más concretamente.