Cata a ciegas: Girls against boys discografía seleccionada

Hoy inauguramos una serie de post, que desconozco si tendrán continuidad, pero la verdad es que como experimento sociológico creo que es estupendo. Para ello se han prestado nuestros reporteros más audaces y he seleccionado un grupo con el que a priori no tienen ningún tipo de afinidad y donde cada uno dará sus impresiones.

En este caso la banda seleccionada es Girls Against Boys, grupo oriundo de  Washington, DC que se formo a finales de los 80 con la ayuda del batería de Fugazi Brendan Canti y Eli Jannei (Coros, teclados y bajo). Posteriormente se unirían a la formación Scott McCloud (Voz y guitarra), Alexis Fliesig a la batería (ya que Brendan Canti dejaría la banda tras grabar tres canciones) y  Johnny Temple, al bajo. Con 6 discos en su haber, siete si contamos la banda sonora de “Series 7”, he seleccionado los que me parecen más representativos de su sonido áspero, oscuro , a veces poco accesible y con el punk rock como bandera que definió una época y un estilo de concebir la música. Un grupo absolutamente imprescindible que nos han dejado unos cuantos trabajos fundamentales para entender buena parte del sonido que se facturó en la década de los 90.

blogs_artsdesk_files_2013_04_girlsvsboys_2001

Comenzamos por orden cronológico, el primer valiente ha sido Mocico Viejo y esta es su opinión sobre “Venus Luxure No. 1 Baby”:

Girls_Against_Boys_Venus_Luxure_No_1_Baby

Siendo profano en la materia, pero muy cercano a las guitarras, tengo que reconocer que este grupo, desconocido completamente por mí, me ha dejado el poso amargo necesario, casi vital, que todo cortavenas de pro merece. El rock tiene todas las puntadas y riff necesarios para hacer de este disco un buen hilo conductor para los que quieran indagar en este estilo rock/post/hardcore. Una de las principales características de este álbum (y que nos ha llamado poderosamente la atención) es el hecho de estar grabado en vivo, lo que demuestra la maestría instrumental de sus componentes. Es un trabajo del año 1993, en plena fiebre Seattle, y reconocemos cierto poso grunge en el concepto aunque pasado por el tamiz de un Manson en sus mejores días. Hay que seguir indagando en un grupo tan especial y tan poderoso como este, teniendo en cuenta que “Venus Luxure Nº1, Baby” fue su segundo trabajo publicado. El Noise provoca, aquí, amarillos desde la propia portada. Dentro nos encontramos con toda una catedral de sonidos donde las guitarras y una poderosa base rítmica se ponen al servicio de la voz de ultratumba de Scott McCloud.

 

 

El siguiente ha sido C. del Palote y esto ha sido lo que le ha parecido el disco “Cruise Yourself”:

Girls_Against_Boys_Cruise_Yourself

Ardua tarea la de escuchar un disco varias veces de un estilo que no me interesa demasiado, el rock nunca fue una de mis “cups of tea”. A la primera escucha este disco me pareció un horror, la segunda fue un poco mejor. Me gustó la estructura de las canciones, también las guitarras, pero, sin embargo no he podido superar lo de las voces gritadas, un tío que parece que está bramando como un toro mientras le castran, no me produce ningún placer auditivo. ¡Intento fallido!.

La canción que más me ha gustado es la que cierra el álbum “Glazed-Eye”, un medio tiempo más acorde con mis parámetros musicales, oscuro y más lírico.

 

A mi marido también le ha tocado escucharles, así que os dejo con la opinión de Hilde sobre el “House of GvsB”:

220px-Girls_Against_Boys_House_of_GVSB

¡Qué duro es el amor! Me he metido en este comunal pues de aquella manera, y mira, voy a contar lo que me parece cada canción del álbum que me ha tocado. El grupo se llama Girls against boys, pero yo las girls no las encuentro por ningún lado. Eso si, lo que sí encuentro por todos los lados es el against. Sobre todo dentro de mí. Estoy against este tipo de música. Pero vamos con la crítica:

 

  • Canción número uno: Super-fire. Primera escucha: el esfotiply se me bloquea en el segundo 14. ¿contará como escucha? Venga va, cuenta como escucha. No me gusta. Es el tipo de música que en los noventa me hacía huir de los bares. A saber: guitarritas distorsionadas y un tipo que canta (probablemente un poco pedete). Si tuviera que definirla en una palabra sería esta: irritante. Esto lo saco de la segunda escucha.
  • Canción número dos: Click Click: en esta aparte de la batería, el bajo y la guitarra, o guitarras, hay un ruidito que me recuerda a una puerta del corral de mi abuela que estaba oxidada y hacía como ñiñiñi cuando la abrías. El pavo que canta en la canción uno sigue cantando con la misma desgana, pero ahora por lo menos tiene coros, o por lo menos otro pavo que dice otra frase. No puedo seguir escuchando porque me llaman por teléfono.
  • Canción número tres: Crash 17: mira, de esta me gusta el título. El día que grabaron no sé por qué me da que el que canta los coros estaba con un catarrazo de los que solo se pueden agarrar en Canadá. He mirado el contador para ver cuanto queda. 1:23 minutos. Por lo menos las canciones son cortitas.
  • Canción número cuatro Disco Six Six: el que hace los coros se viene arriba. Entre todos los componentes del grupo tienen menos voz que la cantante de Klaus & Kinski afónica. Voy a hablar con la madre del cantante para que le quite la desgana a guantás. Me quedan 7.
  • Canción número cinco: Life in Pink: si entendiera lo que dice el cantante podría criticar las letras. No, en serio, esto es un acto de amor. Me están poniendo la cabeza muy gorda. Ojito, en el minuto de 2:43 el cantante se ha debido de golpear el meñique con el canapé del dormitorio, porque hace el mismo ruido que yo cuando me golpeo el meñique con el canapé del dormitorio. Un pirado se pone a pitar como un loco en la calle y mira, no desentona nada.
  • Canción número seis: TheKindaMzkYouLike: mira, esta es un poco más movidica, se me va la caderilla. Al de los coros se le ha curado el catarro. Mi marido me manda un whatsapp para decirme que tengo que escuchar el disco lo más alto que pueda porque si no no suena igual. ¡Pues claro que no suena igual! ¡Si lo escuchas alto suena alto, y si lo escuchas bajito suena bajito, hombre ya!
  • Canción número siete: Vera Cruz: que supongo que no se referirá a la cruz de Cristo sino a un pueblo perdido de la frontera con Nuevo México o por ahí. Aquí destacan los coros en falsete que me recuerdan mucho a Jimmy Sommervile. ¡Uy, mira, Jimmy Somerville, qué pequeñico y qué riquiño era! Me marco un nextazo.
  • Canción número ocho: AnotherDroneInMyHead: Sí, así como suena, todo seguido. El nextazo se convirtió en abandono y a lo tonto a lo tonto han pasado dos semanas y he ido postponiendo la finalización de esta escucha. Me doy cuenta de que no me acuerdo ni de una nota de las siete canciones anteriores. Ni una. Mi capacidad de olvido es semejante a la de M.Rajoy, pero no el presidente, el otro, el de los papeles de Bárcenas. Que no son la misma persona, no vayas a creer.
  • Canciones nueve, diez y once: No puedo más. Me costará una bronca, pero NO PUEDO MAS.

 

Y ya por ultimo, el valiente de Mutarr, nos ofrece su aportación y visión del “You Can’t Fight What You Can’t See”:

 a3380912967_10

Pues me ha tocado el disco de Girls Against Boys “You Can’t Fight What You Can’t See”.

 

La primera canción “Basstation” suena muy bien, potente guitarreo recordándome un poco (dentro de mi ignorancia) a “Garbage”. El problema es que según avanzan las canciones el estilo me va cansando. A la tercera canción me empieza a doler la cabeza; tengo claro que con un café con leche, no estoy en la mejor de las sintonías para este grupo y me planteo que si sería bueno tomarme un gintonic a las 11 de la mañana para poder seguir escuchando el disco. Noooooo, ¿alcohólico yo? Nah! Pues me aguanto y sigo recorriendo el disco, la verdad que se me hace cargante. Una canción, mola; dos, mmm; tres pfff y cuando llevas 10 sólo quieres cogerles la guitarra y reventársela en la cabeza. Para mi gusto deberían poder alternar algo el estilo porque sin escuchar las letras a fondo, me parecen muy parecidas. Eso sí, llegas a la última canción “Let it Breathe” y descansas. Probablemente si estuviera en mitad del disco se disfrutaría muuuuuucho más ya que es más estilo balada, tranquilita, que rompe tanta intensidad y guitarreo de los 37 minutos previos. ¿Disfrutar del grupo en un bar tomando algo escuchando alguna canción? Sí, por supuesto ¿Un concierto? En plan para tomártelo relajado sí, pero si estuviera rodeado de tal-fanes ni MUERTO. ¿Escucharme su discografía entera? “Perdone, ¿dónde se llega a Guantánamo?”

https://giphy.com/gifs/kingoftheroad-viceland-king-of-the-road-3o7qDYwJFImSYg9tMQ

 

 

 


Sobre el autor

Sr. Dondon

Ilustrador y gay a tiempo completo.