The Sound of Arrows y el siempre complicado segundo asalto

     Teníamos pendiente hablar del nuevo disco de los suecos The Sound of Arrows, “Stay Free”, su segunda incursión en formato largo. No quería precipitarme mucho y darle alguna oportunidad más, los creadores de esa maravilla que fue “Voyage” (2011) lo merecen, pero ahora es el momento de decir que la larga espera, las ilusiones y los sobresaltos cada vez que oíamos algo de Stefan Storm y Oskar Gullstrand, sinceramente, no han merecido la pena. Maticemos, no es un disco horrible, pero si que se queda a la altura del betún en las comparaciones con su debut. En mi opinión, se les ha ido la mano con el azúcar, con el buenrollismo en forma de balada, con los mensajes de auto-ayuda y con las malas influencias musicales, me gustaban mucho más cuando recordaban a Pet Shop Boys que cuando lo hacen a Moby o a Lana del Rey, incluso a Justin Bieber o ¡Enya!!!! Está claro que Stefan en todo este tiempo ha ido a clases de canto, pero la deriva hacia ese pop-electrónico-r&b que tan de moda está no es su especialidad, les quedaba mucho mejor el synthpop y el electropop, o quizás fuese la mano de su excelente productor, Richard X,

     En su descargo, decir que el disco arranca bastante bien, hasta la cuarta canción todo fluye, incluye un “(Opening Tittles)” ligado a la correcta “Stay Free”  y los dos singles hasta el momento, “Beautiful Life” y la que probablemente sea la mejor canción del conjunto, “Don’t Worry”. Al llegar a la quinta bajona total, la balada “Lost in L.A” es muy aburrebragas, “The Greatness” tampoco sube el nivel y ni siquiera su maravillosa compatriota Annie, consigue elevarlo en “Wicked Ways”, que parece por momentos una cara B del “Porcelain” de Moby. Total que esto ya no hay quién lo remonte, queda alguna buena intención como “Hold On” y su sampleo del “Born To Die” de Lana del Rey, y poco más, la verdad, el momento BSO de “El Señor de los Anillos, de “Another World” y el de coros “Orinoco Flow” de “In The Shade of Your Love” mejor obviarlos.

     Pero como no quiero ser tan drástico y prefiero el espíritu positivo os dejo con la verdadera joya de este fallido álbum y con él mismo para que juzguéis vosotros, ¡que igual yo estaba esperando otra obra maestra!

 


Sobre el autor

C. del Palote

Maduro insolvente busca jovencito que le mantenga.