El hombre multiorgásmico

Con esto que uno se pone reflexivo viendo caer las hojas de otoño, cual dama de las camelias de polígono industrial; me dio por pensar por cuántos especímenes me habré cruzado por el camino. Algunos ya he dado cuenta de ellos en mis “citas atroces” pero claro, nunca he hablado de los orgasmos; porque sí, el orgasmo masculino, sin menos literatura ni mitología como el femenino, existe, es raro, a veces da miedo y en otras es falso… Así que me puse a hacer memoria sobre los distintos encuentros que he tenido en mi largo recorrido de señorita de alterne y he aquí que me ha salido un listado que paso a contar:

▪El Orgasmo Taurino:

▪Es aquel que en el momento cumbre, se le empiezan a hinchar los orificios de la nariz, que le puedes poner una aldaba de castillo medieval con media docena de albornoces mojados colgando; empieza a resoplar, que ríete tu de los ventiladores de Beyonce! Eso es una tornado fuerza 5, que en Tarifa están muy codiciados. Y aquello empieza a resoplar por la nariz en plan fuerza bruta, y tu con carita descompuesta, esperando que en cualquier momento empiece a bramar la criatura.

▪Este tipo de orgasmos tiene su pro y su contra; el Pro: pues hombre, tiene su morbo ahí verte al machirulo que te has ligado en la taquilla de los coches de choque en la feria de tu pueblo en este plan minotauro. La Contra: pues claro, que con tanto resoplido que va y que viene, pues que terminas con un moco que ha salido disparado de la boca de metro derecha, que es su nariz, cual proyectil balístico, y que ha ido a caer precisamente en la comisura de tus labios, esos que estaban sonriendo cual princesa Disney viendo un amanecer… y acabas con convulsiones que no sabes si vomitar la hamburguesa que te ha regalado del puesto de “La Tere con su tartana, que vende hamburguesas como le da la gana” (esto sí que es marketing) o denunciarle a los antitaurinos.

▪El Orgasmo de IT:

▪Es aquel que cuando la cosa va llegando a su destino, empieza con una leve risita, que piensas… “ay que mono”, pero que va subiendo a un: “ja…. ja…ja” y tu: ¿tendré algo en la cara, el moco de antes? y continúa con una carcajada entre espasmódica, convulsionada, que no sabes si lo siguiente que va a hacer es sacarte un cuchillo y un globo o qué! Y tú sin verle la gracia al asunto, por que estás concentrado a lo tuyo, pero claro, te acabas de acostar con Milikito, y esto ya no tiene vuelta atrás, y venga risa y venga carcajada… que lo único que quieres decir es: “Cómo están ustedes!” pero nada, ahí que está el señor como si viese un maratón de chiquito de la calzada, y tú te sientes con el mismo sex-appeal que Chiquito… pero piensas, bueno, al menos se lo está pasando bien…. pues no! al acabar, tonta de ti, le preguntas y te dice… “bueno…. no ha estado mal!” Y que quieres que te aplauda! ni que fueras el Circo del Sol!

▪El Orgamo del todo a 100:

▪Este que te aparece con un agujero en el calzoncillo y dices: “uff, mal empezamos” llamadme exquisita, pero estos detalles a mi me importan. Y luego va y la cosa se resume en; poco, poquito y barato, que traducido resulta: házmelo todo, que ya si eso luego yo digo algo… y lo que dice es un “oooh” así, tal cual, pequeño, corto, sin gracia, como paupérrimo…. y tu en lo único que piensas es… “y ahora me tengo que poner a lavar las sábanas…. bueno de paso, le hago un zurcido en el calzoncillo y pa´casa”.

▪El Orgamo de la niña del exorcista:

▪Este es uno de mis favoritos; porque mezcla varios tipos; empieza por poner los ojos en blanco, lo mismo resopla que el taurino, que se pone a reír, que empieza a mover la cabeza como si estuviera en un concierto de AC-DC en 1987, y acaba con todo tipo de convulsiones…. si querida, convulsiones, espasmos musculares que ves que son pequeños movimientos en la cama, y acaban levantándose un palmo del colchón. La primera vez que vi uno de estos me dije: “como empiece a hablar en una lengua muerta, llamo al párroco de la esquina” luego me acordé que siempre estaba en el grinder y en vez de un exorcismo, lo mismo se apunta y terminamos haciendo el cha-ca-cha del tren.

▪Pero sí, estos están entre los que dan miedo y gustan, como el cine de terror clásico.

▪El Orgasmo de la Pena, penita, pena:

▪Ay! este si que es fuerte! Estos empiezan a gimotear así, por lo bajito, como un susurro, y aquello va en crecendo hasta que terminas por darle el pecho y decirle: “ea, ea, ea…. ya pasó… ya pasó…” que no sabes si lo está pasando bien o tiene un disgusto tremendo. Y claro, a mi me da pena…. pena del tiempo que estoy perdiendo con semejante tema.

▪El Orgasmo de la muerta (no confundir con el anterior)

▪O también llamado de la momia, o menos mal que respira sino creería que esto es ya necrofilia. Chica, que los hay que no dicen ni mú! ni antes, ni durante, ni después… y claro, esto te crea una inseguridad y una incertidumbre que no sabes si lo haces bien, mal, si está aburrido, si quiere un sandwich, si le queda mucha plancha por hacer, si se dejó encendida la luz del baño, o tiene la cera caliente del bigote enchufada. Vamos, que es una incertidumbre total, y cuando termina hace: “mm”, así tal cual: “mm” y tu dices “umm qué?!, ¿Estás vivo?

▪El Orgasmo del albañil (tabique roto)

▪Literalmente, tengo un agujero en la pared. Y vamos, no es que tenga un muro como el de juego de tronos, que es un pladur de toda la vida, pero chica, el caso es que aquí mi primo empezó con un arrebato en plan Shakira meneando la melena en el Waka Waka, y ahí que me dejó la pintura rupestre en la pared.

▪Dentro de esta categoría también se pueden incluir los: rompe patas de la cama, fonda sofás, abre patas de la silla, funde bombillas, y cualquier otro tipo de desastre natural doméstico. Vamos que te sale más a cuenta irte de peregrinación a ikea con dos sacos de garbanzos en las rodillas que traerte a uno de estos especímenes a casa… salvo claro, que quieras hacer una reforma exprés.

▪El mini orgasmo (eyaculación precoz)

▪Este es que no tiene nombre, bueno si lo tiene, pero que queréis que os diga… “si vas a visitar mi cama y tienes eyaculación precoz, mejor visita a tu médico de cabecera”… qué pena… y el caso es que el pobre le pone empeño, pero cuando tu aún estás quitándote el nudo que se te ha hecho misteriosamente en los cordones de las zapatillas y ves salir un chorro que ni la fuente de Neptuno que sobrevuela por encima de tu cabeza… pues mira… que no, que es una pena muy grande Maricarmen.

▪El No Orgasmo (retro eyaculación)

▪Este se puso de moda entre los perro-flautas, neo-hippies, hipsters-veganos, y cualquier otra subespecie de tribu urbana que va así como de rollo místico y supero happy, y por leer una frase en un sobre de azúcar de la cafetería vegana de Lavapies, pues ya se cree un experto en sexo tántrico. Y yo me digo “pa´qué” eso de retro-eyacular que es?! qué necesidad hay de eso??. Y tu nada, ahí que te llevas una media de 4 horas dale que te pego al aparato, que se te queda la cabeza del capullo como un fresón de Palos de la Frontera, pero Eh….!!! Shsss…. ni se te ocurra correrte… NO! ahora respiiiiiira, relaaaaaajete, y vuelve a empezar…. Mira que no, que no puedo, que yo cuando voy, voy… y lo demás son pajas mentales; Nunca mejor dicho.

▪El Orgasmo Fuente

:

▪Nunca os ha pasado ir a casa de uno y decir, que cuadro de Jackson Pollock más curioso tiene este muchacho en el cabecero del dormitorio; ¿nunca os ha pasado? Pues a mi si; y no una, un par de veces. Que ves que aquello, gotelé no es, ni arte rupestre, ni nada que se le parezca… claro… te das cuenta luego, cuando aquello empieza a soltar que parece un aspersor del Santiago Bernabeu….

▪Tsu…Tsu… Tsu….. y tu esquivando el chorrazo como el que el chino de humor amarillo en las albondigas (comentario para viejunos televisivos) Pero vamos, que por mucho que lo intentes, no te libras Maricarmen, tu sales como la niña del exorcista, chorreandito de liquidos por todos lados.

▪El Orgasmos Pre-Fuente:

▪Este es una variante del anterior, pero con la salvedad que es un orgasmos impaciente, y a veces, ni siquiera es un orgasmos; vamos que es de los que empiezas la faena así con unos besuqueos y al meter la mano ahí abajo, piensas “este tío se ha meado” y no, que aquello lleva media hora con el riego por goteo a la espera de abrir los aspersores.

▪Y claro, esto tiene sus ventajas querida; por que si ya lo estás viendo venir, luego que no te pille de sorpresa y termines ahogada como en el Titanic por tanta abundancia acuática.

Y de momento no he encontrado ninguno más, al menos que yo recuerde en este momento, que seguro aparecerán, pero mejor lo cuento otro día.


Sobre el autor

Flor de Pavimento

Cuando no sepa qué hacer, me sacaré una teta.