El fallido homenaje de Olé Olé a Pepa Villalba

Que mal, señoras y señores, pero ¡qué mal! y qué poca gracia y ganas le han puesto a este pretendido homenaje a Pepa Villalba, fallecida este verano a los 54 años de edad. ¿Era/es necesario? Sí, pero así no. Vídeo fue una de las formaciones más interesantes de la época, mucho más que Olé Olé, pero mientras que éstos últimos supieron “prostituirse” a la demanda comercial imperante, con bien de chica rubia platino al frente, los valencianos no tuvieron tanta suerte o no supieron alinear su camino hacia la comercialidad menos oscura de lo que vendía sus títulos: “Tú eres tú o Edgar Allan Poe”, “Déjate Pegar” o “No voy a ser tu víctima”, canciones incluidas en su tercer álbum y que supuso un paso atrás importante y, casi, la sentencia de muerte de la banda.

081-oleolevictimasdeldesamorhomenajevillalba

Este tributo lo produce el propio compañero de Pepa, José Manuel Molés ( y autor del tema) y Olé Olé lo destroza, junto a él, ya que suena tan añejo como desfasado en un sonido que hasta en 1983 ya habría sido catalogado de cutre. Esos teclados arrastrados y, sobre todo, la voz de la Larráz, que se nota como apagada. Lo que peor me sienta es el verdadero objetivo de esta tropelía, que desconozco y que me lleva a plantearme algunas preguntas: ¿se hace por cariño o por caja? Todos sabemos las ganas que hay (y los malos resultados que arroja) de recuperar estos dos grupos. Vídeo tuvo una vuelta a los ruedos en 2011 con nueva cantante, algo de lo que la propia Pepa renegó y Olé Olé lo intenta últimamente con su voz primigenia. Ninguna de las dos propuestas ha cuajado porque estamos hasta el toto de todo esto, igual que con Mecano. Atrévanse a lanzar material nuevo, a reinventarse a buscar la formula de arañar nuevo público y déjense de refritos, recopilaciones, ediciones aniversario y mil cosas estúpidas que solo sirven para acentuar su decadencia. Hay que retirarse dignamente…

 


Sobre el autor

Mocico Viejo Official

Amante y amigo. A punto de abrazar la fe, pero a punto a punto. Viajero incansable y buscador de tesoros. Mocico andaluz y rabioso.