Morrissey anuncia disco. Recordamos sus mejores momentos en solitario

Morrissey ha anunciado nuevo disco y eso es una gran noticia, siempre lo ha sido para mí a pesar de no adorar toda su carrera. Este nuevo trabajo se llamará “Low in High School” y se publicará en noviembre a través de su nueva compañía, BMG y Etienne Records, el propio sello de Morrissey. Los problemas con su anterior discográfica parecen haber pasado a mejor vida y es el momento de trabajar en pro de su música. La nota de prensa habla de que este nuevo elepé está producido por Joe Chiccarelli, entre Francia y Roma, en un “intento de capturar la atmósfera de un mundo que cambia constantemente” ¿Qué nos contará/cantará el bueno de Morrisey? Hasta otoño no lo sabremos (si no hay algún adelanto antes) pero aprovecho para repasar cinco de los momentos que más he disfrutado de su carrera en solitario.

morrissey-something-is-squeezing-my-skull-2009-2

El grueso de las canciones de esta mini lista pertenecen al magnífico “You are the Quarry” de 2004. Posiblemente su obra más completa y acertada en su concepto.

Pero su amplia carrera está plagada de “rabias” hechas canción. Este fue el segundo sencillo del susodicho disco. Una de las mejores canciones de las últimas décadas según el NME. No es para menos ya que aquí el pop más melódico y guitarrero toma el mando en pro de una letra que habla de pandilleros, rebeldía de juventud y descubrimientos de una vida nada fácil si eres un marginado.

Compré este álbum nada más salir. No fue por la archifamosa “Everyday is like sunday”, lo hice porque me enamoré como un tonto de esta especie de carta/reproche de amor no correspondido. Un amor al odio. Un odio al amor que es pura belleza melódica. Y ese piano…

Volvemos al 2004 con uno de los temas que más he llorado de Morrissey. Sí, porque las canciones se lloran. Humillación, asfixia, patetismo, condescendencia y muerte. Las palabras perfectas para un artista abandonado por Jesús, al que perdona sin embargo. Las cuerdas de esta pieza son los clavos perfectos para una cruz tallada de reproches.

Primer single del álbum protagonista de este artículo y primer gran trallazo. El más reivindicativo y crítico. No hay miedo ni compasión con la realeza. Las guitarras más afiladas de su discografía para una letra llena de punzadas en el costado de la sociedad inglesa.

Y por último, esta joya guitarrera. Otra. Quizá la que más me recuerde a The Smiths. Canción del notable “Years of Refusal” en la que resume todo o que es o podría ser este atormentado artista. El hombre hastiado de sí mismo. El divino, el asexual, el culto, el inapelable mito viviente.

 


Sobre el autor

Mocico Viejo Official

Amante y amigo. A punto de abrazar la fe, pero a punto a punto. Viajero incansable y buscador de tesoros. Mocico andaluz y rabioso.