Beth Ditto, el fenómeno sísmico

Estaba pensando que en este último mes, los artistas que más loco me han vuelto han sido aquellos que se han reinventado como solistas de calidad. Hace menos de un mes, Dolo, ex de Pastora, sacaba “Copilotos“, un discazo que ya figura entre los indispensables pop de este año, y Harry Styles, ex-One Direction publicaba su debut en solitario muy “en serio”, con un single presentación de casi 5 minutos de una exquisitez y épica indiscutible. Debía terminar esta trilogía de debuts en solitario, con un broche de oro: Beth Ditto, la que fue frontwoman de Gossip.

Podría haber titulado esta entrada con una obviedad como “Beth on fire” en honor a su nuevo single, o hacer un chiste manido como “Beth, la más grandA“, pero no. La Ditto es mucho más.

Lesbiana, feminista, icono de la moda, adalid del “loveyourbody“, y, por encima de todo, un seísmo musical. Beth Ditto es potencia, alma, energía y pasión. Una fuerza de la naturaleza capaz de arrasar con todo cada vez que sube a un escenario (doy fé) ya sea en Cannes, un festival, o en Razzmatazz.

Cuando Beth habla, todos callamos. Cuando Beth canta, todos bailamos.

Beth Ditto ha tejido, con sus 5 singles potenciales y 7 sleepers grandiosos,  un señor disco con12 cortes que hablan del amor y el temor al compromiso. Un trabajo que coquetea con varios géneros pero que básicamente es muy sureño, cargadito de riffs, cuerdas, ecos, coros, y batería que alcanzan bastantes picos de grandiosidad. “Fake Sugar” es de sonar en antros, o locales pequeños, con poca ventilación, cerveza en mano, suelos de tarima, y un sombrero country. Y con todo, podríamos decir que “Fake Sugar“, con su nervio y atemporalidad fleetwoodmaquiana, es un disco pop muy pero que muy bonito sin caer en la obviedad.


Sobre el autor

Bellísima Persona

Catalán rojuno y apátrida.