El Ministerio del Tiempo 3.0

Poster-temporada-Ministerio-tiempo

Esta noche se estrena la que, sin duda, está siendo la serie española de los últimos tiempos. La que está consiguiendo que Twitter se vea petado de hastags relativos a la cultura e historia española. No, no hablamos del sainete de los (des)informativos del ente público, sino de “El Ministerio del Tiempo”, ese que tiene tan bien camuflada su puerta de entrada que paso por ella cada vez que voy a cortarme el pelo y no me había dado ni cuenta.

El Ministerio del Tiempo es como ese compañero tuyo de clase tan brillante, que no sabes si verás o no el curso que viene, porque tiene que hacer malabarismos con el dinero de la beca y los tres trabajos a tiempo parcial para poder pagarse la matrícula y el cuchitril donde vive. ¿Que por qué digo esto? Pues porque no cabe en cabeza alguna el rosario de desdichas que hemos sufrido los fans sobre la supervivencia y continuidad de esta serie en tres temporadas que lleva. Ya no hablamos de lo que habrá sido para todos los implicados. Javier Olivares, su creador, anda algo cabreado, a pesar de lo cual, no ha perdido los papeles en proporción al desaguisado.

Y la cosa no mejora. Una serie de calidad, con una inversión que se supone importante, con el respaldo que tiene el ser comprada por Netflix para facilitar su continuidad… Y es estrenada un JUEVES, 1 DE JUNIO, EN EL COMIENZO DEL VERANO. Televisión Española apostando por la calidad en su periodo de mínima audiencia… No esperéis que haya cuarta temporada, la casa madre no está por la labor y sus creadores están hasta los mismísimos.

Así que disfrutemos, como si de una fiesta del fin del milenio se tratase, de esta tercera oportunidad, con Angustias, Velázquez, Alonso de Entrerríos, el regreso de Paccino, la salida de Aída, la inigualable Irene Larra (que uno era cayetaner antes de que exisitiera esa palabra) y ese Secretario del Ministerio que me ha hecho que me declare fan de los sugardaddys…

 4017312


Sobre el autor

skyzos

No sabe si coger los hábitos o remangárselos.