JOE CREPÚSCULO – “Disco Duro” (2017)

Tenemos en Sevilla un personaje de lo más pragmático y singular, con un dominio casi absoluto del verbo en castellano. Es amigo de mi ‘mal-hablada’ compañera Paqui Dherma y seguro que ella, con lo bruta que es y el carácter que tiene, se pondrá muy contenta con el ejercicio tanto crítico como eficaz que ha desarrollado sobre el Disco Duro del inquieto  Joe Crepúsculo, Antonio Marroquí López. Y esto es lo que piensa de lo último de la Crepus:

Disco Duro es el disco más adulto del catalán más prolífico de la escena pop hispana de los últimos tiempos -ocho discos en nueve años-. Pop con mayúsculas, siendo exactos: T-E-C-N-O-P-O-P, que es lo que ejecuta con maestría Jöel Iriarte AKA Joe Crepúsculo desde el lejano 2008, cuando no nos obsequió con un sólo largo, sino ¡dos! de una tacada; léase “SUPERCREPUS” y “ESCUELA DE ZEBRAS”. Lo que me viene a mi disco duro cerebral, ese en el que todos vamos almacenando con mayores y/o menores deseos, emociones, desastres y vivencias que perviven o intentamos dejar en el camino, es la resulta del paso diferente que da el bueno de CREPUS en su ya, extensa carrera. Hay un punto de inflexión con respecto a trabajos anteriores. Insisto en la adultez del mismo, pero ¡cuidado!, existe el riesgo de que Joe se nos esté haciendo mayor. Habrá que esperar a siguientes proyectos para comprobar si el rubicón es definitivo, porqué abandonando ciertos giros latinos y aflamencados plasmados en los álbumes pretéritos “NUEVOS MISTERIOS” (2015) y “BAILE DE MAGOS” (2013) nos encontramos una grabación donde el trasunto es ese, más adulto. Han bajado los bits. Hay un poso mas existencial e intimo. La cacharrería-verbeno-popular sigue vigente, más medios tiempos, eso sí. Al desentrañar el disco, nos paramos en auténticas magnificencias como “Rosas en el mar” una balada deliciosamente triste no encontrable en momentos del otrora dicharachero Iriarte. Para ser justos, el reconocimiento a AARON RUX, compositor del tema, arrogándose el titulo del tema que LUÍS EDUARDO AUTE diseñó para la Revolución Cubana, hecho suyo por la excesiva MASSIEL. Que podemos decir de la apertura en el largo que significa el quinqui-pop de “Te voy a pinchar” o el retro-ochentero “Pisciburguer” remisión clara al “Cebras” de DINARAMA y a los más hedonistas PET SHOP BOYS, y el clave reggaeton que supone “Familia y Cigarros”, hay que tener huevos para insertar tal despropósito, y salir airoso. Otras referencias obligadas, “Música para adultos”. En las estrofas es puro FRANCO BATTIATO hasta el desemboque en parte bailable, u “Ojos de conejo” donde de forma cristalina pululan MGMT. La concesión aflamencado-rumbera se aborda en “Un demonio con piel de cordero” guiño perceptible para, ¡sí! AZUCAR MORENO. El lunar es “El dicho” que me recuerda a “Super disco chino” de los infames ENRIQUE Y ANA. Y una postilla final “Esto es lo que hay” que cierra. Paraos en los dos segundos iniciales. Es el “THIEVES LIKE US” de NEW ORDER.

Epílogo: No es el mejor disco de JOE CREPÚSCULO, más no me atrevo a decir que es el más flojo. Esperamos expectantes a siguiente entregas. Seguro que no pasará mucho tiempo dado a lo que nos acostumbra el magnífico CREPUS.

Gracias a Antonio Marroquí López.            


Sobre el autor

Donna Semen

¡Guerra a la vulgaridad!