Un peliculón llamado “Moonlight”

Me encantan estas cosas que tiene la vida: llevo como dos años quejándome de que con el cine “hace tiempo que no siento nada al hacerlo contigo” y desde que empezó 2017 he visto al menos cinco películas que pasan del notable e incluso a algunas podría clasificarlas tranquilamente como de matrícula de honor, Es el caso de “Moonlight”.

Producida entre otros por Brad Pitt, de todas las películas “temática negra” que se presentan a los oscars este año es, sin duda , la mejor con diferencia y no sólo eso; la noche de los premios dorados, por primera vez desde hace muchos, muchísimos años, me interesan como si las hubiera hecho yo dos de las nominadas (para saber cual es la otra pincha aquí) y en mi habitual intensidad, sufriré y lloraré porque las dos no se puedan ir a casa agasajadas de premios.

tenorEn esa ceremonia también está multinominada Manchester by the sea, de la que ya te hablamos anteriormente y viene genial a colación porque pudiendo partir de una misma intención, los resultados son totalmente distintos. Moonlight también pretende ser realista, también cuenta una historia amarga pero, repito, no hay color entre una y otra por un montón de razones. Lo primero porque Moonlight sabe perfectamente de las vejigas de los espectadores y no necesita llegar más allá de las dos horas para explicar una historia compleja y llena de matices.

d1ddc9b0-a05f-0134-194c-060e3e89e053Sobre el papel y leyendo el argumento tenía todas las papeletas para que no me gustara, pero me equivoqué y mucho, porque uno de sus aciertos es esquivar personajes estereotipados y situaciones previsibles (el camello es buena gente, los consejos para que el prota se acepte..). La historia nos cuenta a través de tres momentos vitales (niño, adolescente y joven adulto) la evolución de un marginal que vive en un barrio chungo de Miami, de ahí el icónico cartel en el que el rostro se divide en tres porciones cual queso. Que puede parecer muy evidente pero yo no me di cuenta hasta que vi el film

moonlight

Mientras que en Manchesterbythesea la música es redundante y más allá de lo hortera (¡Ay el trilladísimo adagio de Albinoni), la banda sonora de Moonlight,  también a base de instrumentos de cuerda, es una absoluta maravilla que acompaña justamente a unas imagenes a las que se les pone el guapo subido. y es que mientras que en Manchesterbythesea las imágenes son  feorras y sucias como la historia que narra, en Moonlight hay momentos y escenas de un lirismo  potentísimo, hermoso y  desarmante que hará que te levantes unos centímetros del suelo para levitar. Porque lo fundamental, lo que nunca habíamos visto, lo que estaba pidiendo a gritos una película y nunca vimos em una pantalla hasta hoy es que el niño es homosexual. Doble marginación.

tenor

Demasiados detalles dolorosos y minuciosos para que sea una historia inventada, así que es fácil suponer que hablamos de una biografía del director, Barry Jenkins, que aparte de talentazo deja que te descubra lo guapérrimo que es.

Barry JenkinsNo sólo se habla la exclusión social, la difícil vida que se debate por salir adelante en los suburbios  el efecto de las drogas en el seno familiar, aparte de todo eso magníficamente retratado, lo fundamental es la idea principal que subyace, mejor que muchos discursos políticos y mil tratados de antropología;  hay gente que no podrá salir jamás del agujero, ni de su clase social de barrio marginal, ni de su vida de miseria, ni de sus nulas posibilidades porque está marcado para que así sea y la sociedad ha creado los mecanismos para ello.

Aquí, el dire con los tres actrores que interpretan al personaje.

moonlight-6

Es especialmente espeluznante el tratamiento del bullyng que hace el largometraje. De cómo los opresores hacen de la vida de un niño una tarea imposible, un puto infierno del que casi la única manera de salir es muerto o a la cárcel. O cómo los centros educativos y los entornos familiares no hacen nada por evitarlo. El retrato es tan crudo que si lo has sufrido alguna vez, prepárate porque vas a tener pesadillas. Y es especialmente doloroso porque es imposible no sentir una ternura bestial por el protagonista. Te lo llevarías a casa, lo cuidarías y lo defenderías a muerte para que nadie le hiciera daño nunca más. Y claro, eso tiene un serio problema; empatizas tanto  que los últimos veinte minutos sufres por él cómos si fuera tu hermano, esperando un final terrible y trágico que crees que se avecina. Si ocurre así o de otro modo es una de las gracias de la peli y que yo, por supuesto, no te voy a desvelar.

movie

Pero…¿Saben lo mejor que tiene este peliculón? Que da esperanza. Sin falsos remiendos ni dulzura impostada, hay belleza en el dolor y posibilidad de magia. Hay momentos que son maravillosos y gente que, entre tanta maldad,  te salva. Especialmente emocionantes los últimos veinte minutos llenos de silencio, miradas y complicidad que mira lo que te digo, si no se te caen lagrimones como puños, hace mucho tiempo que dejaste de usar el corazón. De hecho, para mí tiene una de las mejores escenas de sexo que he visto nunca en el cine. Tan bonita y lírica que se te quedará grabada durante días. En definitiva, todo lo que Brokeback Mountain estuvo a punto de hacer y no consiguió (opinión de alguien que odia la peli de los vaqueros maricas y se me nota).

 

6_20161024ExFEQ0

Por todo ello, me alegro muchísimo de todas sus nominaciones pero me parece flipante que el prota en edad adulta, Trevante Rhodes, no tenga una nominación y no me refiero al premio al chulazo del año, que también.

rhodes

Es que sus escenas son, sin duda, unas de las más emocionantes que vas a ver en una pantalla en muchísimo tiempo. Desde el encuentro con la madre hasta la parte final, que semejante cacho de carne sea capaz de hacer una actuación comedida, brillantísima, tierna y llena de miradas que retuercen el corazón, es, de verdad de la buena, casi un milagro. Por si te lo estás preguntando, el actor no es gay en realidad y eso hace que el mérito sea aún mayor.

source¿Pero qué haces aquí leyendo aún? Sal corriendo a verla, hombre!

 

 


Sobre el autor

MM

Venida de otro Planeta, el Murciano más concretamente.