Beyoncé a bombo y sin platillo

Santa Beyoncé nos ha dado una buena nueva: porta en su halógeno vientre un par de seres (con ese padre no sabemos si con más o menos resto de homínido metaevolucionado en su haber genético). Y para hacernos partícipes de su alborozo comparte un pequeño álbum que pretendía ser artístico que inmortaliza el momento, ya que su primer embarazo no estuvo exento de polémica a raíz de su “veracidad gestante”.

A continuación, las imágenes, que suponen un revulsivo visual para las retinas.

1486047848_858599_1486048645_album_normal

Beyoncé es Sor Citroen cuando se hace monja, con empacho de migas y corona de flores robada del mausoleo de Rocío Jurado. Ella a veces es negra y a veces es menos blanca. Se hace un michaeljackson por horas, y eso es arte. La braguita es fea pero tiene volantes. Y un volante siempre es un volante, nena.
1486047848_858599_1486048646_album_normal

Beyoncé se medio capuza del revés porque en verdad es que está dentro del agua. El concepto es como fumarte un porro de morcilla de Burgos. Pechotes velados y bien peinada incluso en el mojete.

1486047848_858599_1486048648_album_normalPreñoncé le da una flor a su hija. La niña tiene la cara del padre, así que esperemos que saque la voz de la madre, la pobre. La niña no se lo perdona. Beyoncé con sostén muy de los veinte duros y con el cuerpo con pica pica de estar encima de los tallos y las espigas. La peluca la tiene un poco despegada y solo tiene la pedicura en un pie. Nótese el fondo mostaza de la imagen. Un color muy como de diarrea. Todo muy venusiano descafeinado.
1486047848_858599_1486048649_album_normal Aquí se le olvidó el maquillaje waterproof y se parece a Laly, la tía de Jesulín de Ubrique, la que iba al bingo y tenía un hijo pajero. Beyoncé saca barriga, ya que la otra vez lo que llevaba era un cojín y todos lo sabíamos. Encima el cojín era del Condis. Sobaca depilada. La peluca flota. Ella sospecha que lo sabemos.1486047848_858599_1486048747_album_normal

Esta foto es el culmen de la postmodernidad. A la chica le ha dado ultimamente por encaramarse a los coches. Y a llenarlos de flores. Ella hace de su coño, una maceta. Y de su coche, su coño. Y ahí va ya todo unido. El croma es una sábana de Aliexpréss y ella sigue con la ropa interior de la cesta del Primark de todo a 1 €, donde nada empareja, pero no pasa nada si va limpio. La peluca es de calidad, de los chinos de collares de perlas.1486047848_858599_1486049807_album_normal La niña va a escupir a sus hermanos porque ella fue un cojín, y eso es un trauma de por vida. La pobre lleva un peinado como de no quererla, de acariciarla de lejos y con una rama. Beyoncé no solo hace padecer a la niña con la jeta de Jay, también le coloca los rieles de la cortina que está en CASA a dos euros el metro. La niña lleva un par de rosas. Con espinas. Pobreta.1486047848_858599_1486049819_album_normal Beyoncé se sostiene los cojines, que se han hinchao con tanto agua. Tiene un halo de palotes en la cabeza. El maquillaje no le ha aguantado, al igual que el pecho derecho, que necesita de apoyo manual. Muy Frida Kahlo en su querer en la testa, pero no te sale, baby.1486047848_858599_1486049830_album_normalEs como raro que en esta foto se le ve más tripa que en las otras. ¿Por qué no sonríe Beyoncé? Trump nunca sonríe y su escala cromática corporal es particular. ¿Es Beyoncé Donald Trump? La pedicura se le está jodiendo con esa postura y el chochete se le raspa en contacto con la hiedra, que no es celulosa, cari. Este trono con esa corona de redentor floral no te hace justicia.

 


Sobre el autor

Fon Cole

De los Cole de toda la vida.