JAGWAR MA. Australia es la nueva Manchester

El movimiento inquieto de gente en Sevilla, que están constantemente, en búsqueda de nuevos proyectos de música pop, es una realidad conmovedora que ocurre a diario en la capital andaluza. Nuestro compañero Fernando Repiso es uno de esos ‘buscadores’ de nuevas expresiones, me ha contado esto de las Jagwar Ma que le tiene fascinado, (ojo que Repiso no se fija en cualquiera); 

Dice el cuasi-legendario Andrew Weatherall que el humor es un componente importante de su ideología musical. A mí eso me suena a que le gusta mover las caderas más que a un tonto un lápiz (y conformo escribo esta frase me voy dando cuenta de que ya tengo una edad y de que, en breve, ya veréis, esta frase será políticamente incorrecta. Por aquello de nombrar al tonto)

Weatherall colaboró en 1991 en uno de los mejores discos de la historia de la música: Screamadelica, de los Primal Scream. Quizás hizo más que meramente colaborar. En ese compendio de música ¿rock? ¿pop? ¿electrónica? se sintetizaba el sonido del momento, aquel en el que, como ya muchas habíamos profetizado mucho tiempo atrás, conjugaba lo analógico y lo digital, lo humano y lo cibernético, la guitarra y el sintetizador. Vislumbraba el futuro de la música. Nuestro hoy.

Y es que hoy en día eso está absolutamente asimilado, hasta el punto de que, cantautoras folk/americana como Bon Iver o Lambchop, lanzan discos plagados de ruiditos, vocoders, samples y demás cacharrería. Pero en los albores de la década de los 90, aquello supuso una revelación.El denominado sonido Madchester (Inspiral Carpets, Stone Roses, 808 State, The Farm, The Soup Dragons, Happy Mondays, The Charlatans y demás) fue la avanzadilla de este fenómeno, auténtico aliño de raves, acid, éxtasis y balearicstyle. El rock entraba por primera vez en los clubes, cuyas puertas serían derribadas totalmente con la patada del AchtungBaby de los por entonces aún avispados y listillos U2, también publicado en 1991. Merece la pena recordar que, cuando salió este disco, muchos se rasgaron las vestiduras porque una banda de rock de estadio ya consolidada, que venía de firmar el más que clásico Rattle and Hum, se había vendido a las máquinas. Hoy somos muchos los que pensamos que AchtungBaby es el mejor disco de las irlandesas en particular y uno de los mejores del pop en general.

Weatherall remezcló en 2013 Come Save Me, el primer sencillo de Howlin, el primer álbum de las australianas JagwarMa, dignas herederas y sucesoras de ese sonido Madchester que, tras un EP de remezclas en clave dub de Howlin en 2014, lanzaron a finales del año pasado, su nuevo larga duración, titulado EveryNow&Then. Menudo discazo.

Se trata de una auténtica joyita que nos retrotrae a aquellos tiempos de la discoteca Hacienda, templo del sonido Madchester, aunque bien actualizado a los actuales. Estamos ante 11 canciones con cierta querencia épica pero, sobre todo, con muchas ganas de hacérnoslo pasar bien. Algo que consiguen con nota.

Y eso que los 2 primeros temas del álbum despistan un poco: arrastran unos dejes sicodélicos que no están mal (recuerdan mucho a las Tame Impala), pero entonces llega la exquisita frialdad de LooseEnds y piensas que algo bueno va a suceder. Y sucede:las 8 canciones restantes son un catálogo de elegancia, guitarras cristalinas, bases bailables, estribillos pegadizos y elegancia. El ritmo del bajo en Give me a Reason es simply irresistible. La batería en Ordinary coquetea con aquel patrón rítmico tan característico y que tanto nos gustaba del Fools Gold (Stone Roses), I´mStretchedonyour Grave (SinéadO´Connor), MisteriousWays (U2), Waitingforthat Day (George Michael), etc. Se permiten el divertimento de titular una canción como OB1. Slipping parece que sube y sube, pero no, te deja en trance, con ganas de más. Don´tmakeitRight es un momento de calma que precede a ese hermoso broche de cierre que es Colours of Paradise. Y todo ello con la bonita voz de Gabriel Winterfield, por mucho que nos recuerde (mucho) a la de David Portner, la cantante de Animal Collective,

Cuando termina el disco, si eres humana, no tienes más remedio que volver a darle al play, en bucle. Así de bueno es el disco. Así de buenas son las jaguaresas de las antípodas. Eso de estar bocabajo les sienta la mar de bien, a lo mejor deberíamos empezar a hacerlo por estos lares.


Sobre el autor

Donna Semen

¡Guerra a la vulgaridad!