Mis amigos White Lies

     Aprovechando la publicación de su último vídeo, no quería dejar de incidir antes de que termine el año en un disco que ha pasado bastante desapercibido y que me gusta mucho. Hablo de “Friends”, el cuarto álbum de estudio del trío londinense White Lies, que repite la formula de sus anteriores trabajos, a saber, pop épico bastante bien cantado, guitarras omnipresentes, bajos y batería destacados y tecladitos adornando, aunque también es verdad que esta vez mucho más profusamente. ¡Nada nuevo, pero bien hecho! Aunque me los perdí en su reciente visita a España, he tenido la suerte de ver en directo a Harry McVeigh (vocalista y guitarra), Charles Cave (bajo y coros) y Jack Lawrence-Brown (batería), y puedo asegurar que no lo hacen nada mal.

     Pues a lo que iba, como se que la mejor forma para engancharos, salvando excepciones, es un buen pecho peludo, os dejo, para empezar, el vídeo de su tercer single y en el que encontraréis una nutrida muestra de dicho reclamo. Una excelente canción, por otro lado, acompañada de unas tiernas imágenes a las que se agradece que traten la homosexualidad y el lesbianismo con normalidad.

El grupo no puede ocultar sus influencias ochenteras y por ello en el que fue su segundo single las destapaban abiertamente haciendo un vídeo-remake de los también británicos The Killing Joke, en concreto de su tema “Love Like Blood”. Para no dejar duda de la fuente de la que beben y para tenerme semanas cantando el maldito estribillo, que me recuerda a los A-Ha más inspirados por cierto.

Termino ya con el que ha sido adelanto y primer single de “Friends”, otra excelente muestra de los derroteros por los que transita este álbum. Su vídeo tampoco deja indiferente y documenta las diferentes vivencias de sus peculiares protagonistas con la religión y las creencias.

Bueno y si os habéis quedado con ganas aquí os lo dejo para vuestro disfrute u horror, que de todo habrá…

 


Sobre el autor

C. del Palote

Maduro insolvente busca jovencito que le mantenga.