Red Hot + Blue: el VIH, veinticinco años después

Hace unos días cometí la torpeza de instalarme Amazon en el móvil. Torpeza porque desde que lo he instalado me he comprado ya mil cosas que no necesito. El caso es que el otro día me compré un disco en CD que en su momento, 1990, tenía en doble casete. El disco en cuestión es Red Hot + Blue, uno de los primeros recopilatorios que se hicieron para financiar la investigación contra el VIH y el SIDA, producido por la Red Hot Organization, donde gente tan poco conocida como Neneh Cherry, U2, Tom Waits, Erasure o Annie Lennox hacían versiones del también poco conocidísimo Cole Porter. Aquí, por ejemplo, tenéis a Neneh Cherry interpretando “I’ve got you under my skin”, en un increible vídeo dirigido por Jean Baptiste Mondino.

Total, han pasado más de veinticinco años solamente. Como la edición en España era una mierda, un papelito con una triste lista de canciones, nunca había tenido oportunidad de leer el libreto. En el susodicho vienen una serie de afirmaciones acerca de lo que es y lo que no es el virus del SIDA, y me ha parecido interesante ver como han cambiado los conceptos después de veinticinco años, para lo que he pedido la ayuda de mi estimadísima compañera de blog, experta además de amiga, Mutarr. En las citas podréis ver las afirmaciones del libreto, y a continuación las respuestas de Mutarr

SIDA es el término que se utiliza para describir un amplio rango de enfermedades que pueden resultar del daño provocado por el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) a las defensas naturales del cuerpo humano. Muchas de estas enfermedades son curables y algunas se pueden prevenir.

R: La definición para esa época está bastante ajustada, aunque se ha demostrado que es eso y mucho más. El VIH no sólo provoca que haya enfermedades oportunistas, con la mejora en la medicación y la cronificación de la enfermedad, el mismo virus es capaz de provocar enfermedades como demencia, leucoencefalopatía, cronificación de bronquitis/neumonía o un aumento en la incidencia de procesos tumorales (asociados a la presencia del virus).

El SIDA no es una sentencia de muerte automática.

R: El VIH no es una sentencia de muerte automática; el SIDA, que es cuando nuestras defensas están inhibidas, es altamente peligroso. Y ahí va una nota: hace veinticinco años los antibióticos era mucho más efectivos que hoy en día (por su mal uso y abuso). Es cierto, no te vas a morir mañana, pero hay que tener mucho cuidado.

El VIH es una enfermedad viral. No tiene ningún propósito o misión. No está claro cuantas personas con VIH eventualmente desarrollarán SIDA, pero la información disponible sugiere que el 50% de la gente con VIH en el primer mundo desarrollarán SIDA a los siguientes diez años de ser infectados.

R: Sí, es un retrovirus que destruye el sistema inmune y no, ninguna enfermedad tiene ningún propósito salvo su expansión. No hay un ser maligno que esparza enfermedades para castigar a la gente. Actualmente, las terapias han avanzado tanto que se considera cronificada (NO CURADA).

El VIH puede llevar a un montón de consecuencias médicas diferentes dependiendo de la persona.

R: Como he dicho antes el VIH no sólo destruye nuestro sistema inmune, si no que nos hace vulnerables a otras infecciones y además, puede provocar enfermedades por su cuenta. Y sí, todo depende de la persona tanto de su genética como del tratamiento que lleve, cómo se cuide, etc. Además, han aparecido nuevos problemas asociados a los tratamientos de larga duración como lipodistrofias o problemas cardiovasculares.

EL VIH solamente puede ser contraído por cuatro vías: por intercambio sexual sin protección, por compartir agujas, por embarazo de una madre infectada al niño, por transfusiones de sangre infectada.

R: Realmente todas son la misma vía: intercambio de fluidos con alguien infectado y con la suficiente carga viral.

Nadie sabe con seguridad donde se originó el VIH, pero los primeros casos de SIDA fueron diagnosticados en los Estados Unidos. La mayoría de gente con SIDA en África o en otras partes del mundo fueron infectadas por practicar sexo heterosexual. La mayor parte de personas con SIDA en Europa o en Estados Unidos por compartir jeringuillas o por relaciones homosexuales.

R: Hace unos años se pensaba que había sido a través de las pruebas de la vacuna oral de la polio en África, pero ha sido demostrado que NO es cierto. Mediante análisis filogenético de cepas de VIH se ha podido rastrear su origen a la década de 1920 en el Congo Belga por consumo de carne infectada. En este caso se produjo un salto “entre especies”. La cepa original es de simio y con la alta tasa de mutación consiguió infectar a humanos. Esto es similar a lo que está pasando con la gripe aviar u otros virus.

Nadie sabe con seguridad cuantas personas están infectadas por VIH, pero el gobierno de los Estados Unidos estima que hay aproximadamente un millón y medio de personas solamente en Estados Unidos. En Reino Unido menos del cincuenta por ciento de los infectados son hombres gays.

R: Uff, estos datos están desfasados. Según ONUSIDA de 2015:

  • 17 millones de personas tuvieron acceso a la terapia antirretrovírica
  • 36,7 millones [34 millones–39,8 millones] de personas en todo el mundo vivían con el VIH
  • 2,1 millones [1,8 millones–2,4 millones] de personas contrajeron la infección por el VIH
  • 1,1 millones [940 000–1,3 millones] de personas fallecieron a causa de enfermedades relacionadas con el sida
  • 78 millones [69,5 millones–87,6 millones] de personas han contraído la infección por el VIH desde el comienzo de la epidemia
  • 35 millones [29,6–40,8 millones] de personas han fallecido a causa de enfermedades relacionadas con el sida desde el comienzo de la epidemia

El SIDA tristemente ha atraído un montón de malinterpretaciones y prejuicios, que provocan que todas las acciones de educación para la salud y tratamiento sean mucho más difíciles. Estos prejuicios hacen mucho daño a la gente que convive con el VIH, a sus amigos y a sus seres queridos.

R: Sí, por desgracia, esto es una realidad. La serodiscriminación sigue siendo algo real (aquí un ejemplo: camarero despedido a las dos horas de comunicar que era seropositivo) . No pasa nada por tocar, besar, abrazar, o tener un compañero VIH positivo. La gente que realiza la discriminación son igual de deleznables que los homófobos, racistas, etc.

Tener VIH/SIDA hoy en día, no es lo mismo que hace 25 años; hemos avanzado en terapia, diagnóstico y prevención. El problema es que la gente ya no lo asocia enfermedad mortal, si no, que con los tratamientos antirretrovirales (pre-, post-exposición) creen que pueden tener una vida 100% normal y no, es una enfermedad grave, crónica pero grave; que te obliga a cuidarte MUCHO durante el resto de tu vida.

Durante los últimos 10 años no ha disminuido la tasa de infección en el mundo y el 50% de los nuevos casos de cada año desconocen que son seropositivos. Así que, por favor, la forma más segura para que no se siga extendiendo esta plaga es la PREVENCIÓN y la DETECCIÓN TEMPRANA.

Un fan del “Póntelo, pónselo”

Así que, amigos, aunque hayan pasado más de veinticinco años, todavía queda mucho por hacer. Para terminar os dejo con otra de mis canciones favoritas del disco, una maravilla con Sinnead O’connor en plan femme fatale antes de volverse loquita del coño. Pero antes que lo veáis quiero que me hagáis un favor: haceos la prueba, utilizad siempre métodos de prevención y practicar sexo seguro.

Por último, un interesantísimo artículo sobre convivir con el VIH durante muchos años, publicado en el país hace unas semanas: El reto de envejecer con VIH, por Pablo Linde


Sobre el autor

Hilde

Soy hipocondriaco, paragnósico, ateísimo y me tiro pedos.