Especial Halloween: De pequeño me cagué con…

tumblr_n31fq5safh1twu5euo1_500

 

A todos nos llegó: ese momento, esa imagen, esa sensación que nos traumatizó siendo niños, que nos tuvo días sin dormir, que nos hizo descubrir por primera vez lo que era el verdadero terror… vamos, que hizo que nos cagásemos de miedo.

Así que Halloween es un momento muy apropiado para contaros lo que nos aterrorizó por primera vez. Disfrutad… y nos os ríais mucho de nosotros.

 

13689407_516910698501688_2052314704_n

La serpiente en la caja

Uno de los momentos que más terror pasé de niño fue cuando unos vecinos me engañaron diciendo que tenían una serpiente escondida en una caja y me perseguían por todo el barrio con la caja, yo corriendo como un loco huyendo y llorando. No cabe decir que las serpientes me dan un miedo irracional que nunca he logrado superar y que no tengo ninguna intención de superar. De hecho, hoy en día tengo que viajar por trabajo a países en los que la serpiente siempre aparece, y me paso el viaje buscando el bicho para tenerlo controlado. Puede estar enjaulado, o no, pero mejor tenerlo a la vista y bien lejos.

Mr. Fluffer

 

 

giphy-2

Terror en el pueblo

De pequeño me cagué vivo en dos ocasiones. Figuradamente con Carrie, de Stephen King, la película. Era el verano del 79 y en el cine de mi pueblo (sí, en los pueblos pequeños también había cines, vendían palomitas y gusanitos y vasitos de musa, que era Coca Cola mezclada con gaseosa La Pitusa o Alcotán, según se terciara) ponían todos los sábados un programa doble: una de dibujos y una de mayores. A los pequeños cuando terminaba la de dibujos nos echaban del cine, pero de vez en cuando algunos nos conseguíamos esconder debajo de los asientos y veíamos la de mayores. Luego nos juntábamos en el parque y nos contábamos la película, poniendo mucho énfasis en las escenas picantes. Yo no pude contar nada, salí tan aterrorizado del cine que me fui directo a meterme en la cama.
También me cagué, literal, en el mismo pueblo, en ese u otro verano, cuando me pilló una vaquilla. En el bautizo del primer hijo de unos vecinos, una pareja mayor que ya lo había dado por perdido, y que para celebrarlo tiraron la casa por la ventana. Yo no quería salir al ruedo pero mi padre me empujó. Primero perdí las gafas y luego el honor, cuando tuve que volver a casa con los pantalones manchados por fuera y por dentro.

Hilde

 

 

verdad-esconde

Encuentros inesperados

No fue de niño. Fue ya de adulto. La primera vez que sentí un terror incontrolable fue aquella tranquila noche de viernes en casa de mi novia viendo Lo que la verdad esconde (la peli de miedo de la casa junto al lago de Harrison Ford y Michelle Pfeiffer). Como sabéis, es una peli que te mantiene todo el rato aletargado, pero en una calma muy tensa, esperando que pase algo muy gordo de un momento a otro… pero no sabes cuándo, lo que hace que el sobresalto de esa escena final dentro del coche hundido sea espeluznante. Aquella noche volver a mi casa solo en el coche fue un puto calvario, porque veía a la hijaputa de la muerta apareciendo en el asiento trasero del coche a cada instante. Espeluznante. Scream fue un juego de niños al lado de esto.

rec_imagen_vieja

Y después vino Rec. Ese realismo exacerbado que te hacía creer que estabas en tu propio bloque de vecinos viviendo aquel infierno… y cuando aquella vieja loca poseída apareció gruñendo desde el final de pasillo, uffffff… me estremeció de tal forma que estuve casi un año sin bajar solo al trastero. Como lo oyes. Desde entonces, dije: nunca más. A partir de ahora, mi dosis de espanto se cubre sobradamente con las ruedas de prensa de los Consejos de Ministros.

DJ Farrow

 

 

giphy-3

El niño vampiro

La vez que me cagué de miedo, me traumaticé y de vez en cuando aún me da repelús fue cuando de pequeño vi El Misterio de Salem´s Lot. En concreto el momento que me traumatizó fue el del niño convertido en vampiro pidiéndole a su amigo que abriera la ventana “Déjame entrar, déjame entrar”. Lo que me costó dormirme ese día y desde entonces, si estoy solo, me lo tengo que pensar dos veces para dormir con la ventana abierta (¡así de lerda que es una!).

MuTarr

 

 

13706256_1443549735662614_1794575765_n

Peligro inminente

De pequeño me cagué… cuando vi por primera vez a Mariah Carey cantando en directo Without you con un vestido plateado que habían acabado con ella dentro y que pensaba que en cualquier momento explotaría.

13652769_1060614670688894_1317386946_n

El hada ignorante

 

14800669_172733059851462_2075450046_n

Más vampiros

He aquí a esta hermosa criatura que me desveló durante años. Sí, años. La primera vez que le vi fue con unos 12 en el cine de mi pueblo. No me esperaba esa aparición tan repentina y contundente. Me pilló desprevenido y eso que durante (casi) toda la proyección de la película fui cerrando los ojos de manera muy inteligente. Con este tipo no me dio tiempo y sus ojos, su boca y sus orejas puntiagudas se quedaron grabadas a fuego en mi tierna preadolescencia. Hoy aún me causa respeto a pesar de que ese maquillaje ha envejecido fatal.
Es el señor Barlow de la película/serie El misterio de Salem’s Lot. Cuando la estrenaron en nuestro país le pusieron el título de Phantasma 2.

Mocico Viejo Official


tumblr_ming7cx63l1rdqbfro1_500

Extraterrestres

De pequeño me cagué con… ET, el extraterrestre. Mira, sí, me quito la careta: yo era muy maricón de pequeño y a mí ET me daba mogollón de mal rollo. A ver, cabe destacar que ese bicho parece un cagarro con ojos. Por más adorable que sea, es UN PUTO ALIEN que viene del espacio exterior y tiene superpoderes, ¿vale?
Y luego se pone blanco y MIRA, NO ME HAGÁIS RECORDARLO.
Total, que hasta que tuve 16 años no vi ET y claro, para entonces me pareció un pestiño pasteloide y un poco “meh”. Pero ese es otro tema.
Es más, mis padres, cuando querían intimidad, ponían ET y yo me escondía en el cuarto. Fueron superlistos.

Flanagan McPhee

 

Y después de ver a Flanny gritando la primera vez que vio al bicho en cuestión (mira un poco más arriba, chocho), rematamos…

 

giphy

El Thriller de Michael Jackson

Todos habéis visto -y, si no es así, deberíais- el Thriller de Michael. Un mítico cortometraje-videoclip dirigido por John Landis, uno de los grandes del cine de terror de los 80, para una magnífica canción. Cuando se estrenó por primera vez en la televisión española (en aquel momento sólo había TVE1 y TVE2) yo todavía era un niño. Era Nochevieja. 31 de diciembre de 1983. Toda la familia estaba frente a la tele, porque nos habían dicho que aquello que íbamos a ver iba a dar mucho que hablar. Y porque ya en aquel momento Michael era uno de los grandes del pop. Y empezó. Look de película adolescente, Michael y su chica (la modelo Ola Ray) en un descapotable. Aparcan. Pasean juntos. Él le regala un anillo. Y, de repente… sale la luna llena. Michael empieza a sentirse mal, se retuerce, oculta su rostro, Ola le pregunta si está bien y entonces…

¡esa cara, esos ojos, esos dientes!

hqdefault

Aquello fue demasiado para mí. No me bastaba con cerrar los ojos y taparme las orejas. Salté del sofá y me fui corriendo a mi cama. A-sus-ta-dí-si-mo. Tardé meses en poder ver el videoclip entero.

El Perro de Toni

 

 

PD. Para los que no hayáis visto nunca el Thriller… y para los que queráis repetir, aquí os dejamos el videoclip. ¡Feliz Halloween, atroceros!


Sobre el autor

Atroz Con Leche

Podríamos empezar diciendo “Bienvenidos a este blog” pero mentiríamos cual bellacos. También podríamos comenzar con las palabras “Esta es una nuevo modelo de red social” pero ni de coña y tampoco hay ganas. Esto es… Atroz…No hay palabra que mejor lo defina. Bueno sí que hay otras, pero si las escribimos no podrían leerlo niños y además ustedes se van a asustar.