“La Reina del Salón”, de Magenta, o la tragicomedia de ser gótico en provincias

Hay discos que pasan desapercibidos, y que se recuperan con el paso del tiempo. Hay melodías que se quedan en algún rincón de la cabeza y por mucho que limpies y cambies la decoración, la ciudad y el alma, siguen estando. Hay días que cuando te levantas, o noches que cuando vuelves a casa y todo está en silencio, esa melodía te vuelve a acompañar.

A mí me pasa con “Detrás de mí” de Magenta. Por si no la conocéis, la canción es esta:

Me ha acompañado infinidad de veces. En momentos malos y buenos. De repente te descubres tarareando la canción. Cuando salió el disco yo tenía trece años y estaba en esa época donde todavía se te permite ser un niño, pero ya tienes cosas de mayor. Acababa de leer 1984 y Un Mundo Feliz, dos libros que me han acompañado durante el resto de mi vida, y estaba deseando crecer para poder hacer cosas de mayores. Por cosas de mayores me refería a comprar mi propia ropa (quería un guardapolvos blanco y un jersey de cotón, como la canción de Malos tiempos para la lírica) y entrar al RIP. ¡El RIP!

Los que andéis entre los cuarenta y los cincuenta y seáis de Valladolid y alrededores os acordaréis del bar mitiquísimo que estaba en la calle León. El único bar gótico de la ciudad, donde se juntaban todo el moderneo de la época. Donde iba la Eli a tomarse la primera, la segunda y la tercera antes de ser una diosa de la noche, mientras escuchaba a Depeche, a Golpes Bajos, a los Cure y, por supuesto, a Magenta.

Es muy duro ser gótico en provincias (ojo, en provincias los góticos y los nuevos románticos caían en el mismo saco). La gente te mira. Tus compañeros de colegio de curas se ríen cuando les dices que no te gustan los Hombres G o Ilegales. Que pasas de ir a bares de pijos y que no tienes unos Levis 501. Tu madre se preocupa cuando le dices que quieres comprarte ropa negra. Y sí, yo fui gótico de provincias. Gótico de espíritu. Pero no entré al RIP hasta que estaba en franca decadencia, y la Eli ya ni pasaba por allí.

Han pasado muchos años, y recordando batallitas con los redactores de este blog, nos hemos dado cuenta que a todos, en alguna medida, nos encantaba el disco de Magenta y queríamos tenerlo. Algunos suertudos lo tienen en vinilo, recuerdo propio o de sus hermanos mayores, pero todos coincidimos en que fue un disco super importante en nuestra vida. Así que nos hemos puesto manos a la obra y hemos iniciado una petición en Change.org para que se reedite. Y tú, fan jovencico del atroz con leche, si quieres conocerlas, aquí tienes un par de vídeos más, de sus canciones más famosas:

 

Magenta eran tres, Marta Barriuso (cantante), Rosario Mazuela (bajo) y Pilar Gil (violín). Y eran de Burgos, góticas de provincias también. Consiguienron que el disco se lo produjera Nacho Cano y fueron apadrinadas por el grandísimo Diego Manrique de Radio 3. Y seguro que les hará mucha ilusión que este proyecto llegue a buen puerto. Puedes firmar la petición aquí. Y te lo agradeceremos de corazón.

2706162_640px


Sobre el autor

Hilde

Soy hipocondriaco, paragnósico, ateísimo y me tiro pedos.