La muerte os sienta tan bien…

En la redacción del Atroz nos gustan tanto (pero TANTO) los hombres que no nos conformamos con desear a los vivos de carne fresca y tersa: también nos ponen los muertos. Es un hecho nacionalmente conocido que estamos muy enfermas, pero, entiéndase que, de momento, no nos va la necrofilia. Simplemente hablamos de esos cadáveres a los que nos hubiéramos tirado en vida (porque estamos convencidas de que los susodichos habrían llamado insistentemente a nuestra puerta pidiéndonos un revolcón sin mediar palabra). A continuación, y adelantándonos a la inminente llegada de Halloween, invocamos a los siguientes fiambres para que nos hagan pegar un grito… de placer!

“Una elección difícil teniendo en cuenta la cantidad de fenecidos interesantes y guapérrimos que hay. La elección más segura pasaba por un Paul Newman o un Steve Mcqueen en estado de gracia, pero he preferido decantarme por un cuadro, y concretamente por un retrato, que hizo Valetin Serov a Konstantin Korovin. La verdad es que no he encontrado demasiadas fotografías de cómo era realmente mi querido Konstantin, pero lo único que sé es que si un cuadro puede contar cosas y ser sexy para mi es este retrato. La posición, la mirada, los colores y esa actitud de retocemos como no si hubiese mañana me parece lo más atrayente que he visto desde hace mucho tiempo.” Sr. Dondón

14627940_10208815429757869_735794926_n

“Si tuviera que revivir a alguien para hacerle unos favores sexuales sería sin duda a Arpad Miklos. No necesito ni que hable, sólamente debería hacer lo que mejor sabía hacer: desnudarse, ponerse a tono y dar bien en cámara. Ay, Arpad, ¿por qué te moriste sin darme pene?” Mr. Fluffer

14585427_10153878827290686_507666010_n

“Como buen marica, siempre me fascinó la cultura griega y su rollete gayfriendly de “sí pero no”. Normal que desde siempre me enamorara Pericles, más que por su físico, por lo que significaba su figura. Pero no nos engañemos, en un mundo donde el clasicismo hacía que escasearan las barbas, la suya se convirtió desde que yo era bien niño en una de las inspiraciones mastirbularias más socorridas. También marcó mi gusto por los hombres entrados en años pero madurados como el vino… 

14642771_1524093267617906_2045931622_n
Claro que, como de Pericles solo conocemos su rostro por un busto (y ni siquiera está claro que fuese un retrato realista), cuando me tocaba imaginarme el cuerpo, yo le añadía el de esta otra escultura famosa y las poluciones nocturnas se contaban por miles.” MM
14610716_1524095254284374_566227652_n

“Yo me tiraría a Jack Kerouac, escritor estadounidense, considerado el precursor de la generación Beat, fallecido en 1969. Porque era el típico chulazo: fue jugador de fútbol americano durante la universidad y después se enroló en la marina mercante. Porque era muy masculino: ¿habéis visto que manos más enormes? como todo lo tuviese igual… Y porque era el típico malote que te atrae sin saber por qué: sí, caris, era alcohólico y murió de cirrosis hepática. Ah, bueno, y por su fama de promiscuo: a pesar de haberse casado tres veces (con mujeres, obviamente), estoy seguro de que no le decía nunca que no a una buena mamada viniese de quien viniese.” El perro de Toni

14459879_1624303167878983_1205278679_n

“Pues puestos a pedir, y ya que la imaginación es libre, yo me haría un trío con Jack Kerouac y Truman Capote, cuando los dos eran jovencitos y de muy buen ver. Y luego nos pasaríamos la noche en vela, fumando, bebiendo y hablando de literatura. Tendría que tener mucho cuidado para no desvelarles sus muertes y eso, pero seguro que aprendería un montón.” Hilde

14555934_10211111545891437_1274080341_n“Pues, oye, aunque no le conocí por poco, me encantaría haber compartido fluidos con el gran guerrero Leónidas de Esparta. Ese empuje, esa valentía y esa rabia debieron ser canela fina en el lecho… Yo con que se pareciera mínimamente al actor que le dio vida en el celuloide, Gerard Butler, me conformaba.” C. del Palote.

14585494_1098482856900090_1802367504_n

“Por el legado artístico que dejó, a Charles Rennie Mackintosh le presupongo buen gusto, buenos modales y un rabo descomunal (las narices no mienten), amén de ese mentón, esa mirada y ese cuello que, corroborando a Karina, me llevan a afirmar que cualquier tiempo pasado fue mejor. Cuando le confesé a mis amigas mi debilidad por el alma máter de la Escuela de Arte de Glasgow hicieron amago de coger el móvil para pedirme cita con el psiquiatra o, en su defecto, una sesión de espiritismo con Sandro Rey. Pero lo que yo siempre digo: a éste le veis por Chueca con camiseta blanca ajustada y unas Wayfarer y mojáis las bragas tanto como para regar las aceras de la Gran Vía.” Fakeplasticboy

13654337_824381367663159_7542290602419788732_n

Adriano y Antinoo. Y es que, puestos a pedir, para qué quedarte con uno si te puedes quedar con los dos… Hacerte un hueco entre la masculinidad en dos etapas distintas: la plena madurez y la juventud. Una barba bien puesta, una mirada que te deja de piedra, unos pectorales duros… A todo esto ayuda el mármol y el idealismo en el que fueron esculpidos. Y, sí, que te pongan estos dos es de Primero de Mariconismo de antes de la LOGSE.” Skyzos

14625273_10209695727006673_2036680077_n


Sobre el autor

Atroz Con Leche

Podríamos empezar diciendo “Bienvenidos a este blog” pero mentiríamos cual bellacos. También podríamos comenzar con las palabras “Esta es una nuevo modelo de red social” pero ni de coña y tampoco hay ganas. Esto es… Atroz…No hay palabra que mejor lo defina. Bueno sí que hay otras, pero si las escribimos no podrían leerlo niños y además ustedes se van a asustar.