Mis lecturas de verano: Pierre Lemaitre

Este ha sido un verano movidito, físicamente hablando. Yo ya esperaba algo así, así que me pertreché de las mejores armas para sobrevivir a intensas sesiones de transporte público. Lo mejor de los trenes es que te da tiempo a leer. A leer mucho. Lo peor es, a la Ende, otra historia que deberá ser contada en otro momento.

El caso es que hace poco los chicos de Nakama, mis libreros de confianza, me descubrieron a Pierre Lemaitre. Y como buen fan de la literatura negra que soy, me enamoré. Leí Vestido de Novia con la mandíbula desencajada, disfrutando como un enano con cada giro de guión, que los hay, y son muchos y muy fuertes, así que me decidí a comprar la tetralogía del inspector Camille Veerhoven. Y acerté.

91reuX9+pZL._SL1500_

¿Quién es Camile Veerhoven? Un inspector de policía de metro cincuenta, casado con una mujer bastante más joven que él, y que tiene que enfrentarse a unos asesinos (es novela negra, no os estoy adelantando nada que no deberíais saber ya) cultísimos, torcidísimos y con una mala leche muy importante, con la ayuda de unos policías tan disfuncionales que convierten cada avance en una vuelta atrás. Como en las investigaciones reales, supongo. Así que acompañando al inspector Veerhoven me he leído Irene (Alfaguara, 2015), Alex ( Alfaguara, 2015) Rosy & John (Alfaguara, 2016) y Camille (Alfaguara, 2016).  Rosy & John es muy curiosa, porque fue escrita como un Smarphonebook . ¿Que qué es un Smartphonebook? Pues un libro diseñado para leer en el smartphone, capítulos cortitos, para que te de tiempo a leer uno en cada viaje que hagas en el metro. Una gozada.

rosy-and-john

Mi conclusión: se nota que Lemaitre conoce a los clásicos de la novela negra, y que ha leído a los no tan clásicos y se los pasa por el arco del triunfo. Y se nota que es un grandísimo entretainer y que sabe lo que busca el público. Y sutil, sutil, pues no es. Para que nos vamos a engañar. Pero recomendable, muchísimo.

¿Y vosotros, qué habéis leído este verano?


Sobre el autor

Hilde

Soy hipocondriaco, paragnósico, ateísimo y me tiro pedos.