“Stranger Things”: esa cosa extraña que nos ha devuelto a la infancia más feliz

De esto que, teniendo 47 años, te enamoras  de una serie de televisión: de  unos personajes, de una historia, de una música. Lo mismo que cuando tenías 13 años. Entonces fueron películas como “El Club de los Cinco”, “Rebeldes”, “Star Wars” o tiburones varios y series como “Mazinger Z”, “Espacio 1999”, “Galáctica” o “El planeta de los simios”. Hoy es lo mismo, ha vuelto a ocurrir. De repente este verano se ha convertido en una máquina del tiempo perfecta. Aquella sensación  de vivir las aventuras en el mismo plano, espacio-tiempo, que los protagonistas de las series/pelis de entonces y que hoy resurge con esta propuesta de entretenimiento, que todos parecen adorar y que ha sido la gran sorpresa de este extinto verano.

Stranger Things es entretenimiento puro y duro y no hay que buscarle los tres pies al gato. Ahora vendrán los puristas a ponerla a parir argumentando sus fallos, que los tiene, como por ejemplo el sonrojante doblaje de algunos de los personajes (los tres niños protagonistas o el jefe de policía)  o una (en principio) sobreactuada Winona Ryder, a la que deseamos una muerta temprana en la serie, pero que conforme avanza ésta se convierte en imprescindible y en el elemento más significativo al acercamiento a los clásicos de los 80’s que todos ven-vemos- en esta obra de arte de la productoras Netflix / 21 Laps Entertainment.  

WINONA

Y es que, independientemente de lo que nos cuenta: historia de aventuras infanto-juveniles con monstruo real y vidas humanas monstruosas, todo escrito ya, “Stranger Things” va mucho más allá de su trama. Con un mucho de “Carrrie”, “Cuenta conmigo”, “ET”, “Encuentros en la Tercera Fase”, “Alien” o “Matrix”. A todos estos clásicos, y otros muchos, se le dedican guiños más que evidentes y que lejos de querer disimular los explotan sin tapujos, sabiendo que es mejor ir de frente y que de entrada van a enganchar a sus niños de 40 años. Ya lo anuncia el propio cartel.

stranger_things_tv_series-875025085-large

Mención aparte merece su BSO: desde la música original de los créditos, con esos teclados casiotone-610, tan propios de la época, a  cargo de  Kyle Dixon y Michael Stein (Survive), a las canciones que hemos podido escuchar y que van de artistas como Jefferson Airplane, Toto, , Foreigner, a  The Clash New Order, Joy Division  o Echo & The Bunnymen.

Y esta maravilla que reúne a Peter Gabriel y David Bowie

Lo mejor: todo lo que ha pasado hasta el momento. El buen sabor de boca que nos ha dejado a millones de fans.

Lo peor: que se anuncia la segunda temporada para 2017 y, mucho me temo, que la van a cagar con todo el equipo. Muchos/as estarán de acuerdo conmigo que es mejor dejarla como está, como  una sola temporada.


Sobre el autor

Mocico Viejo Official

Amante y amigo. A punto de abrazar la fe, pero a punto a punto. Viajero incansable y buscador de tesoros. Mocico andaluz y rabioso.