Nuestros planes de verano

 

Se acerca el verano y vamos ultimando nuestros planes vacacionales más o menos anticipados o improvisados, nuestros viajes, escapadas y reencuentros. Pero siempre con la ilusión puesta en disfrutar al máximo de esos días de descanso y dejarnos llevar por el ambiente de sensualidad, alegría y festivo esparcimiento que en estas fechas invade este país maltratado por las circunstancias económicas y los “elementos” que las rigen, pero bendecido por el caluroso clima. Sin duda, va a ser un verano en el que la temperatura subirá considerablemente en sus primeros días por dos hechos notables: por una parte, la resaca de las Elecciones del 26J, con la agria batalla electoral entre los irresponsables políticos que tienen al país al borde de la ruina, y un sufrido electorado al que tan sólo un éxito en la Eurocopa podrá volver a aletargar (pues ya ni eso); por otra, y en lo que a este blog respecta, el Orgullo 2016, que augura un evento especialmente reivindicativo a raíz del repunte de las agresiones al colectivo LGTB, con la masacre de Orlando aún supurando, y la multitud de declaraciones y actitudes homófobas que desgraciadamente han salpicado la crónica episcopal de sucesos en lo que llevamos de año.

Al margen de lo que estos dos acontecimientos puedan contribuir a caldear el ambiente, desde Atroz con Leche queremos anticiparte nuestros planes para este verano. ¿Somos más de turismo nacional, de playa, de festivales o montaña? ¿O la recuperación económica nos empuja a todos a conocer mundo? Pero no se trata de una gratuita declaración de intenciones o propósitos (saludables o insanos) o de desvelar sin más lo que nuestros redactores (de diversas partes de España), tienen pensado hacer en sus vacaciones. De nuestros viajes y experiencias de este verano, de las lecturas, las anécdotas o los descubrimientos, pueden surgir ideas, reflexiones, diarios de viaje, reseñas o materiales de divulgación que más adelante podrían quedar plasmadas en futuras entradas de este blog. ¿Te animas a descubrirlo?

. . . . . . . . .

viajes-al-paraiso

Este verano me voy a dedicar a viajar por todo el mundo. Japón, Maldivas, Bali, Tailandia, India, Madagascar, Nueva York y San Francisco, Cuba, México, Argentina… Bueno, eso los ratos en los que esté viendo el canal ese de viajes de la tele. El resto del verano lo pasaré cruzando los dedos para que haga buen tiempo y pueda ir a la playa. En autobús, que tampoco está la cosa como para gastar mucho en gasolina...”. El Perro de Toni

. . . . . . . . .

“Vacaciones… Ese ser abstracto y tan anhelado. ¿Mis planes? Están por definir, pero algún viajecito (¿Berlín, París?) espero que caiga. Lo que sí va a caer será hacer polvo la piscina de mi bloque y escapadas a la playa, que desde que estoy en la capital del reino, echo de menos la mar salá”. Skyzos

Louvre inundado

. . . . . . . . .

Le preguntaron cuáles eran sus planes de verano. Una conversación insustancial, un buenos días de compañero de oficina, que le paró el pecho. Los veranos venían y siempre había alguien que hacía los planes por él. Sólo que nunca se había dado cuenta. Dijo algo de playa y piscina de pueblo, o quizá algo de relajarse en la terraza. Lo más tópico que te puedas imaginar.

Interior. Noche. La luz de la farola sigue iluminando la pared blanca. El reloj marca en rojo cada minuto. De vez en cuando se oyen voces en la calle. Planes de verano. Recordó sus dieciséis, el parking de Zaragoza donde le robaron las gafas de ver. ¿Quién coño quiere robar unas gafas de ver? Recordó también la escalera del seminario donde le mandaban sus padres, por recomendación de los curas del colegio. Sólo se acordaba de aquella escalera. Ningún recuerdo de ningún verano antes de los dieciséis. Y sin embargo, ahora, mirando la sombra negativa de la farola, se dio cuenta de que este año no había planes de verano. Nadie que le dijera donde podían o tenían que ir. Ni playa en el sur ni festival ni viaje a África ni nada de nada.  Se dio la vuelta en la cama y respiró. Al día siguiente fue a la librería, compró dos docenas de libros que siempre había querido leer.

En septiembre, cuando le preguntaron por sus vacaciones, habló de viajes al hemisferio sur, de lo hermoso que era el invierno en el Perito Moreno, de una tienda maravillosa en el barrio de Palermo. Mario y Roberto, sus dueños, le habían invitado a quedarse unos días más, pero las vacaciones se acababan y tuvo que volver. De una parada en Perú, de los barrios bajos de Lima. De las maquiladoras de Ciudad Juárez. De una cabaña en Canadá donde se decía que una mujer se había enamorado de un oso y dormía con él todas las noches. De una conversación con un aspirante a escritor en una cafetería de Florida, que tras cien margaritas le confesó que hacía trabajos a estudiantes a cambio de sexo. De unos días en un hospital de tísicos en Mallorca. Sonreía. No, no sonreía, se reía en alto, echando la cabeza para atrás. ¡Había viajado tanto!¡Era tan feliz!”. Hilde

diario viajes

. . . . . . . . .

“Mi plan de verano es escuchar “La Salchipapa” de Leticia Sabater en bucle y ahorcarme en septiembre”. El Hada Ignorante

Pues me las prometia yo muy tranquilo y tener algo de tiempo para descansar después de los dos años que llevo sin parar, pero me temo que al final me va a tocar trabajar durante todo el verano y parte del otoño, eso es bueno/malo a la vez. En cuanto a mis vacaciones deseadas, serian la combinación perfecta entre playa (soy tanoréxico que se le va a hacer, veo un rayo de sol y ahí voy cual lagarto Juancho), conciertos todos los días y algún país exótico. ¿Existe ese lugar ideal? pues yo de momento no lo conozco así que tendrá que ser por partes o bien la playa, o los conciertos o el exotismo.Dentro de los viajes deseados y de países que todavía no conozco me encantaría ir a está Estados Unidos, Japón, Islandia y Myanmar. Así que si alguien le apetece hacerme un buen regalo de vacaciones ya sabe!! (Y no miro a nadie). . .Señor Dondon

. . . .

“Mis planes de verano son un poco diferentes a los típicos de sol y playa. Me encuentro emigrado en Francia; voy a tener que trabajar todo el Verano y cuando me toque volver a España (Diciembre) entonces tendré vacaciones. Por un lado es un poco coñazo el estar 11 meses sin parar pero por el otro, tengo la suerte de encontrarme en otro país, y poder conocerlo un poco más a fondo. Así que mis planes se reducen básicamente a trabajar, hacer turismo cuando me sea posible y conocer a nueva gente. ¡Ah! y recibir a todo pichipata que se quiera pasar por aquí! ¡Bienvenue à Paris!” MuTarr

Sena desbordado color

. . . . . . . . .

¿Qué espero del verano? Sobre todo, aparcar el estrés, olvidarme de los crueles madrugones hasta septiembre y exprimir el tiempo libre para disfrutar al máximo de los pequeños placeres estivales, ajeno a los chismorreos de las redes, al tedioso tráfico de Madrid, al desgobierno y a los pactos. Playa, mucha playa para abandonar la rutina de horarios estrictos y obligaciones ineludibles y entregarme a una cierta anarquía propia de la despreocupación vacacional. Comer sano y no descuidar el ejercicio físico. Leer hasta que se me canse la vista, disfrutar de largos paseos en bici, y lamentar con resignación no poder vivir cerca del mar. Explorar las bellas y solitarias playas de Calblanque y descubrir el imponente delta del Ebro. Tostarme al sol y bañarme en aguas cálidas, muy cálidas. Empaparme de la cegadora luz estival y dejarme abrasar por el asfixiante calor murciano, guardándolo bajo la piel para así poder soportar mejor el crudo invierno. Contemplar a mis hijas saltando las olas y correteando rebosantes de alegría por la orilla, maravillándome de verlas tan felices. Disfrutar de plácidos atardeceres y cenas románticas al borde del mar para retenerlos en la memoria cuando la rutina nos ahogue. Saborear con intensidad esos pequeños logros de la clase media. Pensar en nuevos diseños de tatuajes. Aprender a liar mejor los porros. Lamentar los festivales a los que no he podido ir… y esperar tiempos mejores”. DJ Farrow

Calblanque_amanecer

. . . . . . . . .

“Mis planes de verano van a ser sencillísimos: trabajaré mucho, intentaré escribir para que Atroz Con Leche sea más mejor de lo jodidamente bueno que ya es y tendré mucho sexo con mi chico, todo lo que el calor y la ausencia de ventiladores de techo nos permitan. Así, bote pronto, es lo que hay. Porque este año no me voy a ir ni a la piscina de mis padres. Así está la economía…”. Flanagan McPhee

. . . . . . . . .

Para servidor será un dulce verano de juventud, o eso espero. Desde hace tres años, junto a mi pareja, buscamos el frío, el norte, el bosque y el mar. Re-descubriendo Galicia, Cantabria y este año -por partida doble- el País Vasco. La primera parada será en el BBK Live, sólo un día, pero ¡qué día..! Arcade Fire, DMA’S, Hot Chip y, sobre todo y todos, New Order. Y será muy especial porque a mis 47 tacos me voy a atrever a meterme en el mogollón de un festival gigante. A ver si salimos vivos. Después Madrid y sus posibilidades y sus calores, para después marchar de nuevo a San Sebastián para poner allí nuestro cuartel general y recorrer el País Vasco de cabo a rabo. Es la primera vez que visito esta parte de España y me da que me va a enamorar”. Mocico Viejo

BBK Live logo

. . . . . . . . .

“De pequeño y jovenzuelo, siendo catalán, de Barcelona, el verano significaba mar, amigos, familia, agua. Con la edad todo acaba siendo difuminado por nuevos conceptos que llegan con los sueldos, la acotación temporal del tiempo libre, mudanzas, relaciones… Viajes al extranjero, fechas de vacaciones en épocas de frío, presupuestos dispares en función de los acompañantes. Este año he optado por volver a lo básico: vacaciones en el mismo lugar en el que lo he hecho muchos años, con familia o amigos, con olor a otros tiempos pero con la compañía del presente. Es lo que necesito para descansar, para recargar pilas y volver a la realidad con una sonrisa”. Mr. Fluffer

. . . . . . . . .

Mi agenda veraniega va a estar llena de sol, pero no del de playa, del que se toma en la cola del paro. Eso sí, luciré unos bracitos de albañil monérrimos y una calva brillante y bronceada. Es lo malo de no tener trabajo, que tienes mucho tiempo y poco dinero, pero como soy tan versátil, aunque muchos crean que soy pasivo, ya me las apañaré, que una es muy de recursos improvisados. Por el momento solo hay dos planes confirmados, un día de concierto en el BBK con un cartelazo de infarto y un fin de semana de okupa en el apartamento que una amiga con más posibles ha alquilado en la costa. Se admiten invitaciones, camas compartidas y sexo gratis, ¡la chupo genial! Lo bueno de todo esto es que voy a poder escribir mogollón de artículos para la nueva temporada Atroz, sobre “La caló en Madrid”, “El humo que desprende el asfalto”, “Los hongos de la piscina de Lago”, “El “cruising” en la Casa de Campo: Concepto”, “La soledad del teleférico”, “Cibeles que fresca eres”, “La soledad del Bearbie” y “Cerveza de chino, la revolución”. ¿Se os ocurre algo más? Besos y lametones para todos, nos vemos pronto”. C del Palote

. . . . . . . . .


Sobre el autor

Atroz Con Leche

Podríamos empezar diciendo “Bienvenidos a este blog” pero mentiríamos cual bellacos. También podríamos comenzar con las palabras “Esta es una nuevo modelo de red social” pero ni de coña y tampoco hay ganas. Esto es… Atroz…No hay palabra que mejor lo defina. Bueno sí que hay otras, pero si las escribimos no podrían leerlo niños y además ustedes se van a asustar.