Top 10 de momentos en los que Disney nos traumatizó

Mucho se ha hablado de lo de que es posible que Elsa sea bollera. Aquí en Atroz con leche (aprovecho para deciros que nos sigáis en Twitter, que somos limpios y comemos poco) un servidor intentó explicar que una princesa homosexual sería un refuerzo positivo para los niños que son gays y piensan que es algo malo. No porque lo sea, si no porque es lo que la sociedad a día de hoy explica en su mayoría.

A este respecto, no fue poca la gente que nos dijo, principalmente en Twitter, aquello tan manido importante de “los niños, ¿ES QUE NADIE VA A PENSAR EN LOS NIÑOS?“. Que si eran muy jóvenes para empezar a ver gays y lesbianas, que si Elsa es lesbiana igual las niñas querían ser lesbianas también,… En fin, argumentaciones falaces y bastante gilipollas retrógradas clásicas en el pensamiento.

Y eso me dio por pensar… ¿Por qué Elsa lesbiana puede ser un trauma y otras cosas que Disney ha mostrado no son traumáticas? Porque si algo ha caracterizado a Disney ha sido el poner en situaciones traumáticas a sus protagonistas para luego hacerles superarlo. ¿No me creéis? Aquí os dejo un top 10 de las escenas Disney que te podrán ahorrar muchos años de terapia.

10. Blancanieves y los 7 enanitos: En este cuento infantil, tenemos a una señora que, envidiosa de la belleza de su hija, ordena a un leñador que la asesine y le traiga su corazón en una caja. Y lo dice así, tan clarísimamente. Menos mal que Disney tuvo a bien dejar eso de que luego se lo merienda de lado, porque si no, me veo a los niños convirtiéndose en caníbales a la tierna edad de 7 años. Y todo esto sin contar lo del príncipe que besa  una muerta porque, sin haberla visto antes, se enamora. ¿Alguien ha dicho necrofilia?

Reina Mala

9. Bambi: Un cazador mata a la madre de Bambi mientras él lo observa. Nada traumático para los niños que viven en el campo. De hecho, hasta la muerte de otro padre de Disney, que veremos después, fue el momento en el que todos los críos lloraban. Y temían por la vida de sus padres.

Madre de Bambi

8. Cenicienta: Esta, además de traumático que tu madrastra te esclavice y te convierta en su sirvienta, deja un par de mensajes superpositivos para las mujeres. En primer lugar, que un hombre puede pasarse toda la noche contigo y no recordar tu cara -estaría mirándote las tetas, digo yo- y que la única forma de salir de casa y liberarte de la esclavitud es que un rico te escoja para casarse contigo. Todo perfecto.

cenicienta 2

7. Dumbo: Sí, al final [ALERTA SPOILER] vuela y tal y es el más mejor. Pero recordad que durante toda la película se están riendo por orejón. Anda que no ha traumatizado a niños con las orejas, digamos, un par de tallas más grandes, que les han puesto de mote “Dumbo” en el colegio. ¿No teníais a ninguno en el cole?

Dumbo

6. 101 Dálmatas: 15 cachorritos monísimos, ¿verdad? Uno que casi muere pero lo salvan. Genial todo. Pero Cruella de Vil lo que quiere es hacerse un abrigo con sus pieles. Con las de los 15 y con las del resto de perros que ha robado para despellejar. A ver cómo le explicas tú a un niño cómo se haría ese abrigo y consigues que duerma por la noche…

Cruella

5. Mulan: Además del momento “confusión sexual” del comandante con Pin (que luego se arregla porque claro, es Mulan y realmente es una chica, pero al jefe con quien le pica el pene es con Pin, y Pin es un tío, no nos equivoquemos, para que luego hablen de Disney y lo de ser gay), tenemos a Atila, un señor majísimo con los ojos en negativo que arrasa un pueblo entero y asesina vilmente a toda la población. Y lo ponen bien clarito, ¿eh? Hasta la niña, que pierde la muñequita… “¿Papá, qué ha pasado con la niñita de la muñequita?”. Y hala, una noche de llantos.

Mulan Pin

4. La Bella Durmiente: Maléfica no se anda con chiquitas: “al cumplir los 16 años se pinchará con el huso de una rueca… ¡Y morirá!”. Pues chica, qué quieres que te diga, la frasecita no es muy para niños. Que además bien que lo ponen gráficamente para que no quede duda…

Maleficent gif

3. Pocahontas: “Bárbaros, bárbaros, seres inhumanos; bárbaros, bárbaros, no tienen piedad. No son como tú y yo, no puedes fiarte de ellos, hoy tendremos que luchar”… Nada de apología de la xenofobia en una cancioncita pegadiza. Nada de intentar destrozarle la cabeza al protagonista en una piedra… “Mami, ¿qué van a hacerle a John Smith?”. “Aplastarle el cráneo con una piedra gorda, hijo. Mira, mira”.

Pocahontas

2. El Rey León: Ya os decíamos que había otra muerte de un progenitor en Disney que traumatizó a media generación de los 80 y 90. En esta adaptación para niños de la obra de Hamlet de Shakespeare (que también hay que tener huevos, Disney, así te lo digo, como lo siento), Scar, hermano de Mufasa, le asesina ante los ojos de su propio hijo, tirándole por un barranco, para que se despeñe y le pasen por encima un montón de ñus. Y encima le hace sentirse culpable porque le hace sentir responsable. Y Simba se pasa un rato abrazado al cadáver de su padre. Pero aquí no ha pasado nada, ¿eh? Hakuna Matata.

Lion King

1. El Jorobado de Notre Dame: Aquí es que no sé por dónde empezar, si os soy sincero. Me parece que es una de las películas menos infantiles que ha hecho Disney (de hecho, soy de los que opinan que no deberían haberse metido en este fregao, porque parece un pastiche infantiloide comparado con la obra original pero, al mismo tiempo, es una película muy dura). Empieza con la madre de Quasimodo asesinada contra una piedra. En la película hay humillaciones a Quasimodo desde el primer momento -le lanzan hasta tomates-, el cura (no recuerdo si obispo o cardenal o qué, pero vamos, el religioso, dejémoslo así) tiene deseos carnales bastante claros con Esmeralda y decide matarla porque no puede follársela -un poco porque es cura, pero principalmente porque sabe que un pibón como Esmeralda no se va a fijar en un vejestorio como él ni borracha-. En fin, que más que una película infantil, es casi una película no recomendada para menores de 18. Pero oigan, de esta peli nadie se ha quejado, que yo recuerde…

En resumen, querida lectora, que como he intentado dejar claro en estos ejemplos, Disney no se ha caracterizado nunca por hacer de sus historias algo que pueda no traumatizar a los niños. De hecho, es muy culpable de la visión machista de la sociedad y de inculcar valores para nada actuales.

 

Sin embargo, el grito en el cielo viene porque Elsa puede ser lesbiana. ¿Cómo te quedas, Mariloles?


Sobre el autor

Flanagan R. McPhee

Iba para Reina de la Noche pero se me adelantó Letizia.