Take That como el vino

Que mejoran con los años, quiero decir con el titular. Y además mejoran de una manera sorprendente aunque les pille en su momento más bajo de popularidad tras un quítamealláesosimpuestos y haberse quedado reducido a trío

take2

Pero si nos fijamos en lo creativo, están de un esplendoroso que asusta. Chulísimas armonías vocales, melodías que no se te quitan de encima ni con aguarrás, canciones sencillas y accesibles con un sonido que engancha gracias a una producción a la que no se le puede poner peros. Tú los llamarás ñoños, yo lo llamo POP. Su anterior single  lo considero una de las mejores canciones del 2015, un artefacto pegajosísimo, irresistible y con un estribillo per-fec-to.

Meses más tarde vuelven con CRY y aunque es una colaboración son Sigma, menuda canción tan chula. Si después de estos dos temas no te animas a echarle una oreja a sus últimos trabajos, tenlo claro; son los prejuicios. Su último disco III debería estar en tu estantería si te consideras con buen gusto.


Sobre el autor

MM

Venida de otro Planeta, el Murciano más concretamente.