Elsa, bollería fina

img_4047

El “escándalo” ha saltado a las redes sociales hace unos días: la gente pedía que Elsa, la protagonista de el truñazo la película de Disney Frozen, saliera del armario y fuera lesbiana en la anunciada segunda parte total y absolutamente innecesaria y que se va a hacer sólo para engordar más los bolsillos de los dueños de la factoría del ratón gigante.

La princesa Elsa, con la voz en versión original de Idina Menzel y el esperpento doblaje de Gisela, no tiene compañero sentimental en la primera parte y ya “sale del armario” para decirle al mundo que tiene poderes de congelación en las manos. Con este argumento (más o menos), las hordas de LGTBITRSEDXP3A que han cantado como pollos en un matadero el tema principal Let it go han explicado que Elsa bien podría ser bollera. ¡La que has liao, pollito!

En seguida ha salido a la palestra esta homofobia recalcitrante y bien metida en todo lo que es el cuerpo que tiene la gente así en general y los españoles e hispanos en particular diciendo que esto es un ultraje porque, claro, los niños, ES QUE NADIE PIENSA EN LOS NIÑOS, que son muy influenciables y que claro, que no es plan de enseñarles a tan temprana edad que la homosexualidad es una cosa tan natural como la heterosexualidad. Más que nada porque se ve que a las familias les mola hacer pasar por el trauma de salir del armario a sus hijos. Porque si no, no lo entiendo.

Y, claro, ya la tenemos montada. Los maricones y lesbianas queremos que sea Elsa bollo porque claro, un referente gay en una película Disney sería un buen refuerzo positivo para los niños y sería una educación fuera de la heteronormatividad y blablablablaZzzzzzzzzz. Huy, perdón, me he dormido.

Y los heteruzos rancios padres más tradicionales quieren que Elsa sea heterosexual como manda la tradición en las películas Disney porque claro, los niños se impresionan y en seguida van a empezar a buscar qué es eso de lesbianismo y puede que luego sigan con lo gay y claro, luego empiecen a tener relaciones sexuales entre ellos a la tierna edad de 6 años. Vamos, lo normal.

Y luego están los que dicen que no hace falta sexualizarlo todo y que Elsa bien podría ser asexuada, como viene siendo hasta el momento. No sé, en cuanto han dicho que el sexo no es lo más importante en este mundo he desconectado y he empezado a pensar en qué harán estas personas cuando están en casa a solas y se aburren, porque la respuesta en mi caso siempre es paja darme amor.

Vamos, como veis, polemicón.

Porque, al parecer, los heterosexuales piensan que el mundo es suyo y que lo otro debe estar oculto y no mostrarse para que el mundo siga girando en torno a Adam & Eve, not Adam & Steve. Pero no deben haber visto las mismas películas de Disney que yo, porque…

lion-king-scar-gif-i9

Disney siempre ha utilizado “lo gay” como parte de sus películas. En concreto, imbuyendo a sus antagonistas de cierta plumilla o ciertos desmanes que son claramente identificados como gay. Cierto es que me podéis salir con “no son gays, son británicos”. Pero vamos, ¿quién no sabe que en Hollywood el acento británico forzado ya es síntoma de finezza?

anigif_enhanced-buzz-7095-1425474844-9

Como malos y como alivio cómico. Pero Disney ha puesto la pluma y el mariconerío bastante en sus pantallas. ¿No me creéis? Veamos… Voy a ir a vuelapluma y voy a intentar no ponerme pesadito, pero así, a bote pronto, me salen Jafar (Aladdin), Scar (El Rey León), Hades (Hércules), Ratigan (Basil, el ratón superdetective), el Dr. Facilier (Tiana y el Sapo) y, por poner un ejemplo de diva/lesbiana/Drag, la maravillosa Úrsula (La Sirenita). Todos ellos son, en mayor o menor medida, personajes taimados, malvados y pérfidos, con ademanes más que esterotipados del mundo homosexual.

rs_500x281-160217100139-giphy_2

 

Cierto es que Jafar pretende “casarse” con Jasmine, pero sólo por conseguir poder. Y cierto es que en El Rey León 2 le ponen a Scar una mujer y un hijo, pero todos sabemos que Jeremy Irons hizo de Scar una marica mala de manual. En Hércules a Hades le quitan de un plumazo (pun intended)  a Perséfone -con la que está casado y vive con él durante medio año, pasan 18 en la película, por si no os habíais acordado, y la mayoría en primaveras- y, además, lo convierten en el personaje mas sassy bitchy que se ha creado en la historia de Disney. Y al Dr. Facilier le falta hacer los conjuros con purpurina, no hace falta que os diga mucho más.

tumblr_static_scarbiteatzazu

Pero como de bollos va la cosa, me gustaría que nos paráramos un poco a pensar en Úrsula. ¿hay un personaje más estreotipo de una drag mezclada con una butch? A Eric no lo quiere ni en pintura. Pero por joder, se intenta casar con él. Todo lo que tiene es envidia de Ariel. Por su voz y tal. CLARO.

Y como ella tenemos más: Cruella de Vil, Madamme Mim, la mala de Los Rescatadores,… Y la señora Yzma, que algún coño se ha comido SE-GU-RO.

Cruella-glenn-close-as-cruella-de-vil-32652887-590-295

En fin, que ejemplos de lo “gay” como lo malo, tenemos a mansalva. Disney se ha puesto a ello. Y otro día os contaré lo que pasa con los alivios cómicos. Porque el Genio de Aladdin es travesti. No sé qué orientación sexual puede tener. Me da a mí que en la lámpara tiene el calendario de bomberos de Toronto. Pero que le gusta vestirse de mujer, eso no hay quien me lo discuta.

Pregunta

Por todo esto, querido replier anónimo. Por todo esto creo que Elsa no sólo podría ser lesbiana, si no que DEBERÍA serlo. Porque la visibilidad homosexual es importante. Y la visibilidad lésbica, mucho más ahora mismo.

Elsa es un personaje en el que las niñas se inspiran. Y a la que aspiran. Pero no porque sea lesbiana o heterosexual, si no porque tiene poderes y es monísima. Y crea muñecos de nieve que hablan y que dan mucho el coñazo, sí, pero hablan y se mueven. Y porque es una heroína que lucha por el amor de su hermana. Y es reina. Y MOLA, COÑO. MOLA.

Disney, a través de su infumable y pura droga serie Once Upon a Time, está intentando sacar del armario a algunas de sus princesas. Ya lo ha hecho con Mulan y en esta última temporada ha añadido a Caperucita Roja y a Dorothy. Personaje asexuados en los libros y películas pero que empiezan a enseñar que ser gay/lesbiana en el siglo XXI no está mal. No es raro. Es normal. Y natural. 

Así que, chicos, dejémonos la homofobia en casa (a ser posible, en la papelera) y enseñemos a nuestros hijos que el mundo es diverso. Y que los héroes pueden ser héroes sin importar con quién se acuesten.

Que, además, Disney no va a mostrar a Elsa comiendo clóchina en una cama. Como mucho, le va a dar un beso a una chica. ¿Qué veis de malo en eso? Vengaporfavor…

Pero bueno, a mí no me hagáis caso, que como ya dije en un tuit:

Lumière


Sobre el autor

Flanagan R. McPhee

Iba para Reina de la Noche pero se me adelantó Letizia.