Lo que se recordará del SOS del 2016

Pues ya ha acabado otra edición del SOS. Una pena, pero también una alegría y un descanso, porque durante meses estaremos sin leer en las redes sociales a los pesadísimos integristas de los festivales dar porculo, porque aunque todos los años son habituales, este año han batido todos los records de quejas, llanteras infantiles y quebrantos a todas horas. Que si los grupos programados son una mierda y no están a la altura de los integrismos indis, que si los precios de los minis (que sí, que eran carísimos, pero nadie te obliga a beber dentro) que si las fechas…No entiendo como los de la organización no se rinden y lo mandan  todo a la mierda. Esos que se quejan como si fuera obligatorio acudir o como si les costara la entrada doscientos euros y mira no; con los precios de un abono al nivel de un concierto único de un grupo mediano, el SOS da más que cualquier otro, y si quieres más, arrima la cartera y paga los precios de un Primavera Sound o un BBK y luego, hablamos. Pero todavía hay otra fauna más divertida aún y a esta la tengo más controlada porque son murcianos que se pasan tooodo el año echando verdaderas pestes del festival ya que”se subvenciona y no incide en la cultura murciana”. Estos son los que el día antes ves como locos mendigar por una pulsera y en el festival se van escondiendo por las esquinas para que no se les conozca. En sus perfiles de las redes hoy se pueden encontrar comentarios que hablan de “desastre” y “malísima organización”, cantinela que repiten todos los años pero tranqulos; al año que viene volverán a acudir como locos .

Captura de pantalla 2016-05-09 10.28.51

En cuanto a mí, ojalá tuviera fuerzas para ir a cada uno de los conciertos que puede ofrecerte un festival mediano como el SOS, pero mis fuerzas son las que son y aunque quiera, no doy abasto. Por eso este año he pecado de poco indi y he sido muy mainstream. No doy más de mi y veo los conciertos que puedo, me apetece y me dejan las circunstancias, esas que te ocurren en el larguísimo camino que hay de un escenario a otro; cuantos reencuentros, cuanta historia de amor, cuantas risas se acumulan en esos trayectos que pueden durar horas . Son momentos para calibrar cuales serán las tendencias festivaleras de este año y apunten; como complemento, se van a llevar las luces incorporadas a cualquier prenda de vestir. Unas luces discretíiiisimas….

20160508_012612

Con el  cambio de fechas habituales, por primera vez el festival  no coincidía con el puente de Mayo y se notó en las primeras horas. El viernes no ocurrió lo de todos los años, no había colas interminables, ni horas  para esperar una pulsera, pero lo mejor es que se entraba al recinto en un periquete . Ya daban las siete de la tarde y la asistencia de público era trístisima; los pocos que habíamos dentro no hablábamos de otra cosa, pero mira, mejor para poder ver a Mew casi en la intimidad, con unas doscientas personas alrededor y anchísimos. Me pregunto donde estaban los integristas de lo indi antigrupos comerciales…¿De botellón, tal vez? Mew estuvieron magníficos, sin dejarse en el tintero ninguna de las canciones que más conocidos les han hecho, combinando lo intimo con lo festivalero y convirtiéndose en un grupo al que hay que reivindicar mucho. Puede que un festival no sea el sitio idóneo para mostrar una música que a veces roza el rock sinfónico, pero se agradece una propuesta diferente y arriesgada (para un festival). Fueron un tremendo sí. Para que se hagan una idea, escuchen que cosa tan bonita. Nueve minutos de impresión.

Manic Street Preaches paracen un grupo congelado en el tiempo. Entre que venían a tocar entero su disco más famoso y que sus mayores éxitos tienen ya casi veinte años, la sensación aún era mayor. Cumplieron llenando el escenario grande. Y ya. Quiero decir, son grupos que en un festival cumplen porque tienen un buen directo, prestigio entre lo comercial y lo indi y es fácil que casi todo el mundo se sepa una canción suya., Pero tan profesionales fueron que creo que pecaron de frios; lo que yo vi en ese escenario fue mucho oficio y poca pasión.

javierrosa2Esta, como otras tantas maravillas que ha hecho en este festival, es una obra de Javier Rosa, que si no es el mejor fotografo de conciertos y festivales, se le parece,

Love of Lesbian son de esos grupos criticadísimos por haberse convertido en carne de festival, pero es que, joder, hay que reconocerles que saben como hacérselo. Desde el minuto uno la gente les canta las canciones de las que se saben hasta el último punto y coma y se crea una atmósfera casi eléctrica, muy especial. Me cansa el personaje que se ha creado Santi Balmes pero le reconozco el mérito  que cumple a la perfección como  maestro de ceremonias, porque sabe meterse a la gente en el bolsillo. Aparte del atuendo, las proyecciones mejoraron lo que ya era un espectáculo de altura.

javierrosa

Sin apenas descanso, llegó el turno para Chvrches, que era el grupo que más me apetecía ver pero a la vez más miedo tenía porque había escuchado muy poco bueno de sus directos; que si eran fríos, que si ella no tenía carisma, que si hacen conciertos muy sosos…Pues bien,; con la primera canción callaron todas las bocas y a los pocos minutos ya lo habían conseguido; se metieron a todo el público en el bolsillo. Laureen estuvo inmensa, apoteósica, dominando la voz y el escenario. sin dejar ni un gran éxito y demostrando que la electrónica puede ser cálida y arrasar. Un concierto de los que crea fans para toda la vida y hace que merezca la pena tooodo un festival solo por ese concierto. Si les pongo un sobresaliente me quedo corto. A esas alturas el recinto ya estaba a reventar de gente y no cabía un alfiler para rabia de haters.

javierrosa3

De nuevo corriendo a ver a León Benavente que sin duda son los grandes triunfadores de todo el festival. Me lo pareció a mí y a los miles de personas que participamos en el extasis. Sin necesidad de irse al quinto coño a buscarlos , son españoles y con su segundo disco recién parido yo ya dije lo que iba a pasar en esta entrada; triunfar es poco. La gente se sabía todas las letras y ni siquiera tuvieron que tirar del más que trillado primer disco para arrasar. Es increíble lo astutos que son (musicalmente hablando), las tablas que tienen y como entienden lo que debe ser un directo en un festival. Así que normal que al acabar recibieran una ovación de minutos eternos; lo habían conseguido con creces y cualquiera que tenga oportunidad de verlos y se los pierda, se merece un buen capón.

javierrosa4

Adictive TV ya habían estado en el festival hace unos años y su fama ha ido creciendo hasta merecerse el escenario grande, pero para mí que han perdido; lo que antes era un espectáculo total de imagen y sonido para hacer un zapping musical que anuncia el futuro, ahora ha quedado reducido a ellos dos pinchando su cocktail musical, con dos pantallas pobretonas que no aportan apenas nada y convierten lo que era un espectáculo estimulante en un pequeño bluff.

Llegó el sábado y aunque todos los años creo que no podré, si pude. Pude yo y los mogollones de gente que ya se veían en los alrededores del recinto. Al mediodía la espantada de Kiko Veneno  con tan solo veinte minutos de concierto, se había convertido en lo más comentado y yo solo puedo decir que qué bien que me lo perdí y que ir a un festival a tocar sin saber lo que te puedes encontrar de música en otros escenarios es ser un poco estrella de más.

Blonde Redhead venían con el prestigio de ser un grupo minoritario pero de seguidores fieles y fanáticos. De nuevo una banda que sí estaba a la altura de los sueños humedos más indies pero de asistencia mediana…¿Donde estaban los integristas musicales? ¿Otra vez de botellón? Preciosismo musical pero poca interactuación con el público. Si a eso le sumamos que la mayoría de canciones del último disco que tocaron no es que sea muy movidas qué digamos, tenemos un concierto pelín frío pero que a mí al menos me gustó mucho para esas horas de la tarde.

AMARAL

Y llegó el momento de Amaral, el grupo contra el que habían ido dirigidas todas las críticas por incluírlos como cabeza de cartel, porque claro, un solo grupo en un festival con más de treinta actuaciones, es suficiente razón para darle la paliza a la gente y demostrar lo indi que eres, que te mueres ya de tanto indi que te sale por los poros, oye. Iniciaban gira y hay que ser muy cazurro para no saber apreciar el espectáculo que dieron. Sonido de infarto y Eva convirtiéndose en diosa. El montaje del escenario con la luna de fondo no podía ser más subyungante y estuvieron efectivos y dándole la razón a la organización porque fue el concierto más multitudinario, cantado y aplaudido.

A The Libertines los vi muy poco porque sabía lo que me iba a encontrar; un grupo que pasan holgadamente de los treinta comportándose como unos quinceañeros drogadísimos que llegaron a hacer cosas tan prohibidas en un festival como tocar un bis interminable (que la organización cortó viendo que la cosa se alargaba eternamente). De ellos podrás encontrar opiniones de lo más encontradas pero si alguien se sorprende de lo que hicieron, es que no sabía adonde iba.

Off Montreal eran la úiltima gran baza del festival. Entre psicodelias divertidas, fueron otro grupo que quedaron como profesionales pero se dejaron la calidez de un festival en los camerinos. Pero nada se les puede criticar a su sonido y su puesta en escena.

Kostrok-960x643

Convertido en todo un walking dead, las únicas fuerzas que me quedaban las aproveché con Kostrok que para mí han sido una de las grandísimas sorpresas de este festival. Por fin una pinchada que no sonaba a lo mismo, por fin unos djs con personalidad propia, por fin música en los platos que emocionaba, divertía y hacía bailar. A estos valencianos solo les falta saber crear un escenario con audivisuales potentes y segurísimo que escucharemos hablar mucho de ellos.

 

Y esto es todo lo que di de mí. El año que viene será el decimo aniversario y ojalá no tengamos que aguantar a los llorones de siempre por una vez, pero vaya, no caerá esa breva.


Sobre el autor

MM

Venida de otro Planeta, el Murciano más concretamente.