Si vives en Madrid, por favor, anota este número: 618 547 166

1439803607_b1346bdeaafc0cacf0b3719a435f479c_thumb_1280

Si por algo me enorgullezco de España, es por estar a la cabeza de los países del mundo más tolerantes con la homosexualidad. Los madrileños en particular llevan años dando lecciones de apertura, respeto y reconocimiento del colectivo LGTB que se traduce, entre otras anecdóticas cosas, en ver a una transexual tomándose un vermut en un bar casposo de mi barrio conservador mientras se echa unas risas con los ancianos locales.

El problema es que siempre hay manzanas podridas en la utópica cesta del respeto hacia el ser humano. Y esas manzanas hacen uso de lo único que saben manejar, a falta de educación y de un discurso inteligente: la fuerza bruta.

No es nada nuevo. A un desgraciado que se atreve a golpear a una pareja de personas con una orientación sexual distinta a la suya no cabe más que llamarle animal de bellota, y que me disculpen los cerdos. En ese sentido, poco se puede hacer para que esos malparidos que intentan sembrar el pánico a base de hostias y desfogar el miedo que les provoca lo diferente (están aterrados) aprendan a respetar lo que no soportan ver. Por eso mismo, no hay otra solución que la de coartar sus aspiraciones y castigar sus acciones denunciándolos.

Nos enteramos hoy de que la Comunidad de Madrid está sufriendo una media de una agresión homófoba cada dos días (la friolera de 62 en lo que va de año).

 

Muchas de las víctimas de estos ataques gratuitos, chicos de entre 18 y 25 años, no se atreven a denunciar por el miedo a que su orientación sexual sea descubierta por su familia o amigos. Es decir, prefieren soportar la humillación de una paliza al rechazo de su entorno más cercano.

Desde aquí, hacemos un llamamiento a todos los que han sufrido algún tipo de agresión o puedan verse expuestos a ella en un futuro: no estáis solos, contáis con TODO NUESTRO APOYO. Por encima de cualquier miedo a denunciar, tenéis la mano tendida de todo el colectivo LGTB que, probablemente, se habrá visto de un modo u otro sometido a ese mismo acoso en el pasado.

Os pedimos encarecidamente a todos los que nos leéis, que hagáis algo tan simple como guardar este número en los contactos frecuentes de vuestro móvil y llaméis inmediatamente en caso de que hayáis sido víctimas de una agresión homófoba, que consideréis que podéis serlo de forma inminente o bien que estéis presenciando una.

Se volcarán en atenderos las 24 horas del día. Anotadlo ya, por favor:

618 547 166

Observatorio Madrileño contra la LGTBfobia


Sobre el autor

FakePlasticBoy

Hecho de plástico fino.