Aries – Adieu or die

La sombra de Charades es alargada…

Tres discos, tres, le ha costado a Isabel Fernández Reviriego librarse del sambenito “ah, sí, la chica esta de Charades”. Y es que para muchos, entre los que me encuentro, es la banda sonora de muchas noches de la primera década del siglo XXI. Cuando se muda a Galicia decide continuar con la música de manera individual, y nace este proyecto que se ha cristalizado en un tercer álbum brillante “como copos en la oscuridad bajo la tormenta”.

Mucho más electrónico que los anteriores, pero sin perder de vista a sus referentes, por sus canciones se dejan entrever los Beach Boys, las mañanas de sol y frío, Caetano Veloso, las ganas de vivir, Kate Bush, y un millón de pequeños añadidos mínimos que dan a cada canción una profundidad que obliga a una segunda, tercera y cuarta escuchas para apreciarlas en su compleja sencillez. Es el sonido que escuchas cuando tocas el fondo de la piscina y pegas la patada para subir hacia el aire, con la luz matizada por el agua. La producción de la propia Isa Fernández y de Jorge Vázquez, los samplers (ese maravilloso monólogo de Maruja Mallo en Adieu or die, la última canción del disco) dotan a cada canción de una magia única. Para muestra, un botón:

La sombra de Charades es alargada… pero la luz de Aries puede con ella. Esperamos con ansiedad que comience su gira y podamos ver cómo funciona el disco en directo.

Si queréis saber más de Aries podéis seguir su blog aquí, que es de donde he sacado las fotografías que ilustran este post.

Captura-de-pantalla-2016-02-17-a-las-0.55.56


Sobre el autor

Hilde

Soy hipocondriaco, paragnósico, ateísimo y me tiro pedos.