“A little respect”: 40 versiones para un clásico

Esta entrada es un regalito para Supaki, que cumple años hoy.

Corría el año 1988 y yo me había hecho fan de un grupo que en España no le sonaba a nadie pero que en UK ya empezaba a asomar la patita como acumuladores de números uno y premios varios (en 1989 serían elegidos como la mejor banda británica con el Brit Awards). Con dos discos rayados de tanto escucharlos, un día Julián Ruiz (cuando todavía no se había convertido en un viejo chocho homófobo despreciable) anunció que pondría varias canciones de “The Innocents“, el tercer disco de Erasure que estaba al salir. Y allí estaba un amigo  con su radiocassette preparado para grabar ” A little respect“.

alittle

 

Me volví loco. Quiero decir…Más. Es posible que estuviera una semana entera escuchando la puta canción de marras sin escuchar otra cosa hasta romper la cinta de cassette (literal)..

A punto de cumplir treinta años (la canción, no yo que voy por los 19)  jamás imaginé en aquellos días que la canción se convertiría en un clásico indiscutible que sin haberlo querido, se ha convertido en un himno gay mundial no oficioso, un poco a lo A quién le importa pero con mejor gusto.  Normal si tenemos en cuenta que el cantante Andy Bell siempre ha estado fuera del armario cuando nadie salía de él. Pero la canción se ha convertido también en una fructífera fabricante de versiones y covers que no cesa. No hay mes en el que no aparezca una nueva. Mejores o peores, no está mal hacer un repaso a las más destacadas.

Se aprueba el matrimonio gay en UK y evidentemente, la canción elegida para ejemplificar ese gran momento cuasi espontaneo, no podía ser otra:

London Gay Men´s Chorus es seguramente el coro de gays más famoso del mundo y han acogido la canción como propia, cantándola en todos sus conciertos, en este caso, mezclada con Heroes

Y es que algo tiene la canción que parece hecha para que la canten muchas voces al unisono. Por eso versiones corales hay ciento y la madre .  Un ejemplo es el de Choir! Choir! Choir! y su buen rollo contagioso con el que dan ganas de unirse a ellos en un no parar de subidones

La canción da tanto de sí que hay corales que se atreven a cantarla en iglesias sin que el infierno se las trague ni haya excomuniones de por medio. Ojo porque este es un coro formado por jovenes mamás, que de todo hay en la viña del señor coral.

Y en una doble pirueta mortal aquí tenemos la unión de música coral con el flashmob (tan efímero y pasado de moda) en uno de los aeropuertos más importantes de la Gran Bretaña.

¿Cual es el truco de este tema al que ya se puede considerar inmortal y mundianmente conocido? ¿Su melodía más pegajosa que un caramelo Pictolín chuperreteado por una vieja desdentada? ¿Su estribillo? ¿Que es fácil de recordar y cantar? Algo de eso debe haber. Uno de los momentos más famosos que se ha producido ocurrió en el metro londinense tras un concierto del duo. Un hombre (marica, como es evidente), sale emocionado del concierto, se pone a cantar en la parada y se produce el milagro; el resto de gente que espera, le acompaña cantando. Poca broma porque si juntamos los cinco o seis vídeos que hay y que reproducen la escena, estamos hablando de al menos tres millones de visitas; casi na. Lo fuerte es que cuando yo los vi en directo se produjo un momento parecidísimo en la calle, pena que no hubo constancia rodada en vídeo.

Dejamos las masas corales y nos vamos a artistas más o menos famosos que han tenido el honor de hacer una versión del clásico.

Björn Again se hicieron famosos por publicar versiones de ABBA allá por el 1990. Claro que ya tenían el trabajo hecho porque Erasure habían publicado su ep ABBA- ESQUE …,

Erasure habían sido número uno en UK (otra vez) con el homenaje a ABBA y fueron parte importante de la reivindicación del cuarteto sueco cuando nadie los reivindicaba. Asi que Björn Again hicieran una versión de A little respect era casi una obligación moral.

Un par de años después, los norteamericanos Wheatus lo petaron con su versión, con tan mala suerte musical para ellos que se hicieron más conocidos por la versión que por sus canciones propias, llegando al punto de que hay gente, con toda la osadía que da la ignorancia,  que se piensa que la canción es de ellos y no de Erasure. Guitarreo pop.

Luego tenemos a Nick Kamen, one-hit-wonder prototípico que no haría una versión “oficial”, pero hay que estar muy sordo para no reconocer esa guitarra del principio, la estructura de la canción y demás detalles como un casi robo o plagio. El karma lo castigó con el olvido más ruín, claro.

De un tiempo a esta parte, la estrella de los ochenta Kim Wilde, de la que nadie se acuerda ahora pese a tener al menos tres temazos incontestables, la ha incorporado a sus conciertos y viendo como la corea el respetable, parece que ha acertado.

Kate Walsh, es inglesa y aunque su carrera apenas ha transcendido más allá de las islas, lleva diez años de carrera y consigue darle un toque dulzón y suave para esas tardes de otoño en las que llueve y apetece arroparse en el sofá. Su voz le sienta a la canción maravillosamente.

Kevin Johansen es otro músico con gran repercusión en América al que podemos considerar uno de los máximos exponentes de la música multicultural porque su manera de componer es una batidora que mezcla lo popular con lo elitista, el folclore con el rock. También ha incorporado la canción para cerrar sus conciertos con el dibujante Liniers y vaya, que lo peta.

No todos son conocidos en estos ejemplos que les traigo pero los brasileños Fróes Eletro Rock se llevan el tema a terrenos más rockeros y oye, que la versión no puede ser más electrizante y contagiosa.

Trinado también son cariocas y el cantante le da un punto de heavy ochentero, cuando el heavy no podía ser más  horterón que no está mal como curiosidad. Otra cosa es que te den ganas de escucharla dos veces.

Siguiendo con el portugues (porque Erasure fueron unos llenaestadios en el cono sur, con mucho más éxito y transcendencia que por ejemplo, en España) Silence 4 también la incorporó a su discografía pero de una manera ralentizada y acercándose a la balada.

El rollo balada es en disco, porque en directo ( y estos señores lo petan pero bien en su país) también la han incorporado con locura contagiosa para todo el que esté disfrutándolos en concierto. Muy flipante y muy fuerte esto:

Y como en Brasil no solo se hacen maravillas, destaco esta versión infame de un desconocido que masacra el clásico y se mea y se caga en él. Que puta manera de cantar tiene, el jodío. EL PUTO HORROR.

Seguimos con América y si alguna vez te habías planteado como sonaría la canción con aires caribeños y mexicanos Los Terapeutas del Ritmo se han especializado en hacer versiones y sin ser yo muy de ritmos sabrosones, esta versión no está nada mal.

Y se estarán preguntando…¿Cómo que no hay ninguna versión en castellano? Gente de poca fe…No solo hay una versión en español sino que tiene un sonido garejero y sucio casi rozando lo punk; escuchar para creer. Ataque 77 son argentinos y sí, allí Erasure también son un mito.

 

En 2015, los jugadores del equipo inglés de rugby Hull Kingston Rovers (también conocidos como Hull KR), realizaron una edición con fines benéficos, celebrando su llegada a la final del torneo. Esta versión es cantada por los jugadores del equipo, utilizando la base de la canción original de Erasure, que autorizó a usar esta pista de fondo.


La idea de esta versión surgió a raíz de que los seguidores del Hull KR cantaron esta canción en los partidos. Los pelos de punta.

Pero si llevamos la canción a uno de los estadios más famosos de la Gran Bretaña (Wembley) el resultado es de impresión. Aquí directamente ya faltan pelos para que se pongan como escarpias.

Si dejamos lo guitarrero y nos centramos en la discoteca  Nivek Tek Feat. Carol Hahn sacaron varias versiones y remezclas hechas para la pista de baile con un gusto pésimo a lo hormigonera y que no tuvo apenas trascendencia, gracias a Dios. Lo puto worst.

KT Tunstall también es de las que se la lleva al terreno guitarrero en sus conciertos y no está nada mal

Y luego tenemos a Magnus Carlsson, el sueco al que se le puede acusar de muchas cosas menos de discreto o masculino. En el 2015 se gastó un dineral en un vídeo (bien de chuladas),  pretendiendo petarlo, pero se comió los mocos y apenas tuvo trascendencia. La versión no varía mucho de la original y la moderniza para acercarla al EDM,

Y como demostración de que es una canción que ha calado en todo el mundo, le lega el turno a Canadá y a Audio Playground, que en su intento de convertirla en balada, les quedo moña y soseras. Otro tema es el vergonzoso vídeo de pedidas de mano y ridiculeces varias que da sonrojo y sarpullido.

Lo increíble de esta canción es que puedes encontrarla en todos los países, con toda clase de instrumentos y en todos los estilos. Por ejemplo…¿La quieres en Ukelele ? Pues mira que cuqui!

¿La quieres en violín? La tienes! Que el tío desafine como un condenao, ese ya es otro tema…

En metal, también hay una versión y oye, que no suena mal del todo…Si tienes el tímpano agujereao  Eso sí, que alguien le de una juanola al cantante y que los que tocan instrumentos se acuerden de ir acompasados…

Como no podía ser de otro modo, una canción así ha sido pasto de los realitys y talents shows con desigual suerte: Tres ejemplos:

La típica gritona que se desgañita y que aspira a quitarle el puesto a Christina Cagalera:

El chaval que espero que no pasara de esta ronda porque canta como el culo, y mira que tiene el culo grande:

Y la batalla de La Voz con tres chicos argentinos que dudo mucho que hagan carrera musical más allá de su barrio

No olvidemos de que cualquier serie o película que quiera llevar la marca gay, la tendrá en su banda sonora:

 

Aunque tampoco hace falta que la serie sea de tematica gay, porque Scrubs no lo era y encima quedó requetebien en una escena que los fans de la serie recuerdan seguro:

Y vamos acabando ya. A los pitufos makineros no los tengo, pero su equivalente norteamericano que son las ardillas de Alvin, sí. Que alguien me trepane las orejas, please.

 

Voy acabando con mis dos favoritas: el baladón que se marca Carrie Mac al piano y que es de los que pone los güevos en el galillo:

Y la más reciente, con tan solo unas semanitas y que ya casi es mi favorita. Desconstruída y ralentizada, es tan salvajemente emocionante, que dan ganas de ponérsela non stop. IMPRESIONANTE.

Y no quiero acabar sin una de las versiones más horreznas, infames y terribles de la historia de la humanidad. La cabrona  canta como si se hubiera pillado la pepi en el tanga de cremallera y desde aquí digo que la policía debería tomar cartas en el asunto y detenerla, aporrearla y prohibirle cantar para el resto de su vida, porque menudo HORROR. Por no hablar del vídeo, que la tipa se ha quedado descansando.

 

 


Sobre el autor

MM

Venida de otro Planeta, el Murciano más concretamente.