La conversión de Fabio

Ay chica, ya sé que cuando algunas lean esto me espetarán eso de que respete y tal, cuando yo siempre que hablo lo hago desde el mismísimo respeto que me sale de la higa . Pero ha sido leer las últimas declaraciones de Fabio McNamara y caerme al suelo desde los tacones, es decir, a una altura más que considerable. Que Fabio ha visto la luz, todas lo sabeis. Tanto, que ahora enseña su castidad como modo de vida y ejemplo

Ser justo, ser casto y ser verdadero; no tener dos caras y dejar que Dios te guíe“.

Que reniega de su pasado y del mariconeo, también.

 “Cuando estás metido en las drogas, el sexo, el éxito, la vanidad, no te planteas si todo eso ofende a Dios o no. Simplemente haces todo lo que te apetece hacer”

Pero amiga, a mí no deja de sorprenderme como lo más rancio del catolicismo más rancio del catolicismo más rancio de lo más rancio del catolicismo, lo saquen a pasear como si un bicho de feria se tratara un poco en plan ” Mirad en lo que os podéis convertir si lleváis su vida“. De hecho, en los comentarios a la noticia se puede leer:

Que Dios te bendiga. Y rezo por la conversión de Almodóvar, Alaska y cía.

Porque detrás de todo esto hay una homofobia arrojadiza que a mí me hace jirones las bragas de la rabia, sobre todo que Fabio se preste a ello. Por ejemplo este lector que reacciona a las candorosas palabras de Fabio:

Dios te bendiga Fabio, pero no quiero dejar pasar el momento para desenmascarar al lobby gay, porque el mismo Fabio dice que sus amigos se habían suicidado, son demasiados los homosexuales que lo hacen y al lobby gay no le importa nada y solo los que verdaderamente los ayudan son los curas, esos mismos a los que el lobby odia a muerte y descalifica. un niño pobre se vuelve gay por la publicidad gay y sin vida de éxitos, termina en el suicidio. Por favor, hay que dar un NO a la publicidad gay.

Así que yo lo respeto a él pero que él me respete a mí que yo antes de comerme las pollas siempre rezo un padrenuestro. Y después me confieso, claro. Esta vez ha sido María Vallejo-Nágera la que hace la entrevista en pleno altar mayor, que hasta aquí ha llegado el olor a incienso rezumado y a sotana vieja.

fabio_mariaCuando lo leo y lo escucho, a mí lo que me da por pensar es que si precisamente ve tanto a Dios y en vez de comer pollas, ahora lo que come son hostias consagradas  es por las drogas que ha tomado, no por las que deja de tomar:

“La droga es una ofensa a Dios. El demonio la utiliza para perder almas”.

 

Y como chica, ya sé que eres muy desconfiada, puedes comprobar todo lo que digo en este enlace y todo  de la evangelización McNamara en este documento con vídeo y todo.


Sobre el autor

MariRici Na Delahiel

Mi madre dice que soy guapa.