¡La abuela mirona!

Hay un anuncio que no se cansan de poner, aunque ahora en versión corta, que a mi sinceramente me parece un insulto a todos los que nos gusta bañarnos en bolas en el mar. La historia de la abuelita de ING que con ochenta y cinco años decide que quiere ir a la playa nudista a ver pollas. Te lo cuentan todo como una historia preciosa de libertad, de falta de condiciones, llena de ternura y de comprensión, ¿pero ellos entienden lo que es el nudismo?, ¿acaso creen que a los practicantes nos gustaría ver a una señora sentada en esa silla ridícula comparando nuestros tamaños? Pues no señores creativos, la idea hubiera sido estupenda si al menos hubieran puesto a la abuela desnuda, disfrutando de la misma libertad que tenemos los demás, porque no, los caprichos de señoras bien, de otra época, no pueden intimidar a los que nos gusta el nudismo como libertad, para muchos incluso como forma de vida. ¿Es que solo les ha faltado ponerle unos prismáticos? ¡Voyeur, mirona!

Pd: Menos mal que leyendo los comentarios al vídeo no soy el único que piensa así.


Sobre el autor

C. del Palote

Maduro insolvente busca jovencito que le mantenga.