El Museo de Cera de Madrid lo ha vuelto a hacer

Ay chica, que sería de nuestras vidas sin el Museo de Cera con más mala leche del mundo, que más que homenajes parece que quieren vengarse de la figura a la que retratan. Está vez le ha tocado a Beyoncé…

beyonce

Fea no es, pero  quién dice Beyoncé dice Peggy, MaryLou o cualquier muchacha de extrarradio norteamericano, porque parecerse, poquito. Eso sí; la cara de sueño que le han puesto y los ojos hinchados son los mismos que los tuyos si te levantas antes de las nueve de la mañana un domingo  Yo no sé tú, pero no dejo de preguntarme si la postura elegida es porque la figura está patrocinada por una marca de desodorantes, busca remover alguna filia sexual relacionada con los sobacos o es que quieren concienciar al público sobre el problema médico que constituyen los golondrinos.


Sobre el autor

MariRici Na Delahiel

Mi madre dice que soy guapa.