El buenismo de Rosa López

ROSALO

Resulta que Rosa López ha colgado una foto suya en su perfil de Instagram con un largo texto en el que carga contra los que van por la vida dando lecciones. El mensaje, ciertamente, es muy bonito y me parece que destila, entre otras cosas, lo que siempre se ha percibido de Rosa: su pasión por la música.

Pero a mí, como gordo que soy, que lo sabéis todos, me ha chirriado una parte de su discurso. Y es que ella asegura que “La salud es lo primero, lo digo por experiencia” y que “Me hace ‘gracia’ la gente q cree q sin esfuerzo se pueden obtener cosas”. Y esto nos lo dice una señorita que, entre otras cosas, ha anunciado un producto “milagroso” para adelgazar y un revolucionario método de fitness que te ponía en forma en cuatro semanas… y que, según dijo, le permitía comer más que cuando estaba gorda.

A ver, Rosa, para querer dar lecciones a los que dan lecciones hay que tener un expediente muy limpio. Porque, si no, te pasa lo que a Esperanza Aguirre: que te pillan con el carrito del helado. Y tu expediente, querida Rosa, tiene alguna que otra manchita. Porque lo de hacernos creer que para perder peso -que sí, que lo has conseguido y estás estupenda- no hay que hacer muchos sacrificios, que basta con una “ayudita” en forma de pastilla o con unas sesiones bien hechas de fitness… pues mira, no cuela.

Para no engordar hay que comer bien. Y eso quiere decir comer de todo y comer equilibrado. Y hacer algo de actividad física (entre 45 y 60 minutos de caminar, por lo menos) cinco días a la semana. Y si quieres perder peso no solo tienes que hacer todo eso, sino que además te tienes que poner bajo la supervisión de un médico. Y pasar hambre, no nos engañemos. O, por lo menos, privarte de muchas cosas.

Basta ya de famosos que aseguran que “estoy así porque tengo buenos genes” o que “como lo que quiero y no engordo” o que “he perdido peso sin pasar hambre ni hacer sacrificios”. Basta ya de engañar. Y basta ya de perpetuar el estereotipo del gordo = enfermo. Se puede estar gordo (es decir, tener algo de sobrepeso porque, ojo, la obesidad ya es un problema médico) y estar tan sano como cualquier persona delgada. O incluso más, a veces.

Estoy de acuerdo contigo, Rosa: la salud es lo primero. Basta ya, señores famosos y señoras famosas, de jugar con la salud de los miles de niños y niñas que os toman como referente vital. Basta ya.


Sobre el autor

El Perro de Toni

No te fíes del criterio de alguien que te reconoce por el olor del culo