¿Puede un tatuaje joder tu vida sexual?

HenryTheHoover

Lo de los tatuajes a veces se nos escapa de las manos. Ya no solo porque hay gente que se ha convertido en un muestrario de tatuajes y a la que no le queda un solo centímetro de piel sin entintar. No. Me refiero a que, a veces, hay tatuajes de dudoso gusto. No ya por el dibujo, sino por el lugar en el que se encuentran.

Algunos habréis visto alguna vez por internet ese tatuaje de Pinocho situado sobre el pubis de un caballero, colocado estratégicamente para que la nariz del personaje infantil sea el pene del caballero en cuestión. Vamos, que te dan ganas de gritar lo de “¡Miente, Pinocho, miente!”.

Pinocho

Pero a veces la broma no sale tan bien como tú creías. Y eso es lo que le ha pasado a Lewis Flint, un veinteañero británico que hace unas semanas, en el programa “Bodyshockers”, del Channel 4 inglés, empezó a sufrir las dolorosas consecuencias de tenerse que borrar uno de esos tatuajes de mal gusto.

BODYSHOCKERS_LEWIS FLINT.jpg

Sí, caris, Lewis se había tatuado una conocida aspiradora británica llamada “Henry the Hoover” (que originariamente también fue un personaje de dibujos animados) estratégicamente en su pubis, de tal manera que su pene (el de Lewis, que las aspiradoras no tienen pene, chocho) simulaba ser el tubo de succión. Ojo, con su cable y todo, ¿eh?

HenryTatoo2

Todo muy atroz. Cositas que cuando eres un adolescente descerebrado (Lewis se hizo el tatuaje con 16 años) son la risión en tu grupito de amigos. Pero después compruebas que no todo el mundo comparte tu sentido del humor (con razón). Lewis declaró que su vida sexual se estaba viendo afectada por el tatuaje. Normal, cari, normal. Yo no soy mucho de tatuajes, lo reconozco. Pero, oye, si quedan bonitos y son de buen gusto… Pero, claro, cari, te me apareces con una aspiradora tatuada ahí, haciendo lo de la trompa del elefante como Shin Chan. Normal que nadie quiera temita contigo, hijo. Si es que es todo tan ridículo como atroz.


Sobre el autor

El Perro de Toni

No te fíes del criterio de alguien que te reconoce por el olor del culo