Gaypocalypse Now

Era solo cuestión de tiempo. ¿Se acuerdan ustedes de lo del Efecto 2000? Desde hace años sabemos que la civilización se acabará por una de estas razones: colapso tecnológico, crecida de las aguas, pandemia universal, invasión alienígena o películas tan malas como La Quinta Ola, que va de todas esas cosas a la vez. Vivimos en un mundo que se tambalea en un precario equilibrio que sólo se mantiene en virtud del poder milagroso de la tecnología. Pero, ¿qué ocurre si ésta nos falla?

El sábado por la tarde lo supimos.

Screen Shot 2016-01-30 at 7.51.42 PMGrindr, tu aplicación amiga, quedó durante unas horas más muerta que la carrera político-artística de Toni Cantó.

La hecatombe.

A lo largo y ancho del globo, millones de maricas se quedaban sin su esperanza de polvo para el sábado por la noche. Por todas partes se repitieron las mismas escenas de pánico: hombres desesperados, aturdidos, que se veían obligados a dejar de mirar la pantalla del móvil y parpadeaban, asustados, sin saber dónde estaban, expulsados, quién sabe si para siempre, de un paraíso de torsos descabezados para aparecer, sin previo aviso, en mitad de la calle, el súper o algún otro lugar igualmente poco glamouroso.

Las reacciones no se hicieron esperar. He aquí algunas de ellas en el extranjero, recogidas via la revista Instinct:

w704w704-1w704-2

w704-3 w704-4 Sin título 2w704-5

En España la situación no fue menos tensa. Privados de su ración diaria de “ola k tl” y de gente que pone en su perfil cosas de tipo “amigo de sus amigos”buscó discrición”  o la clásica trola “busco solo amistad“, miles de homosexuales vagaban sin rumbo por las calles de Chueca, muy a lo “walking dead“:

- Torsssoooossss…. gñaaaaaa…

- Oye, tío, ¿tú te acuerdas cómo iba eso del cruising?

- Disculpa, ¿te conozco de algo?

- Joder, que soy Paco. Llevamos tres años casados, tío.

- ¿Paco? Ahora mismo no me suena. ¿Cuál era tu nick?

- PLLON_79

- ¡Ah, hostias, ya caigo! Perdona, con cabeza no te había reconocido.

- Torsssosssss….

Cerca de la medianoche la situación había alcanzado tintes dramáticos. Se cuenta que en un bar de ambiente de Zaragoza, incluso, los clientes alcanzaron tal grado de desesperación que llegaron a hablarse entre ellos, ¡usando la voz!

- Yo 46a, 177 85k 18cm act vers popp, chem bb ff -le dijo un maño a otro en la discoteca.

En Sevilla, algunos volvieron a las casas de sus madres para coger prestado el el álbum de la primera comunión y poder intercambiar fotos, ya en mate ya en brillante, con otros muchachos de la sauna.

- No sé, no estoy muy convencido -titubeaban algunos-. ¿Me pasas más fotos?

- ¡Si me tienes delante, coño!

- Ya, pero es que la realidad engaña mucho.

En Torremolinos dos osos llegaron incluso a practicar el coito:

- O sea que esto es una polla de verdad. No sabía que las hicieran pegadas a cuerpos. ¡Qué pintoresco!

Finalmente, en algún momento de la madrugada, Grindr volvió a reanudar su servicio social, pero sin favoritos y sin lista de bloqueos: otro drama para miles de millones de gays que han visto retornar, como fantasmas venidos del Más Allá, a todos los feos que tenían bloqueados.

“Cielos, cómo pude acostarme con ese callo”, piensa el uno.

“La Virgen, cómo pude acostarme con ese idiota”, piensa el otro.

Menos mal que ocurrió un sábado por la noche. Esto llega a pasar entre semana y la productividad laboral del país se hubiera multiplicado por cuarenta. Habríamos salido de la crisis, y Mariano se habría apuntado el tanto. Ah, no, que estaría también pendiente de la pantalla de su iPhone


Sobre el autor

El Cientifico Loco

Siempre he querido ser un doctor maligno... pero el alquiler de bases secretas en islas con forma de calavera está por las nubes últimamente