Residue: Netflix también es indie

residue

Residue es una producción indie británica de Netflix. Creada por John Harrison, guionista de Hijos de Dune o Book of Blood, y dirigida por Alex García López, un argentino afincado en Londres, director de algunos de los episodios de series como Secret Diary of a Call Girl, UtopíaMisfits, los protagonistas son una potentísima Natalia Tena (Refugiados, Juego de Tronos) y un desdibujado Iwan Rheon (Juego de Tronos, Misfits). Residue es, además, una miniserie que no era originalmente miniserie y que se ha acabado estrenando también como película. ¿Y eso funciona? Pues no, evidentemente.

Residue fue concebida realmente como piloto. Es decir, que si alguien se decidía a producirla, acabaría convertida en serie. Error. Porque visual y sonoramente funciona: tiene un estilo narrativo, una banda sonora, una ambientación -los exteriores en Hong Kong son un enorme whatthefuck que, a pesar de todo, juega en favor de la historia- y una fotografía ciertamente interesantes. Que, por otro lado, habrían acabado siendo repetitivos e ineficaces de convertirse en una serie. Pero argumentalmente no se aguanta por ningún lado. Seguramente porque, y eso nos pasa mucho con las producciones de ciencia ficción, todo es nuevo pero todo nos suena a dejà vu. Todo es sí pero no, voy pero no voy, muestro pero no. Y se acaba convertiendo en un simple piloto más. Lo cual es una pena, porque de haberse enfocado directamente como película seguramente habría conseguido convertirse en un producto bastante más interesante y, probablemente, con más posibilidades de éxito.


Sobre el autor

El Perro de Toni

No te fíes del criterio de alguien que te reconoce por el olor del culo