Sí pasa algo si no leéis “No pasa nada”

Recuerdo que, en la película “la Bella y la Bestia”, el panadero le pregunta a Bella “¿qué tal?” y ella le contesta “muy bien. Acabo de leer un libro maravilloso. Trata de unas habichuelas,…”. Y el panadero pasa de ella como de la mierda, pero ella está entusiasmada con su libro y lo quiere contar al mundo.

Y es que yo, cuando un libro me gusta (y me suelen gustar casi todos los que leo), soy un poco así: quiero que todo el mundo lo lea y espero que comparta todas las sensaciones que yo he tenido al hacerlo. Digo todo esto para que no os penséis que soy un crítico experto. Sólo soy un lector que hacía tiempo que no leía y que ha vuelto a redescubrir ese mundo de la lectura y vuelve a estar fascinado por las historias escritas en negro sobre blanco.

fp1891

El último que me ha dejado con las sensaciones revolucionadas ha sido “No pasa nada y si pasa, se le saluda”, de Raquel Martos. La historia de Carla durante las 6 semanas que tiene que mantener durante su “reposo vocal forzado” me ha vuelto a demostrar que no hace falta escribir una epopeya épica para escribir un grandísimo libro.

Si te gusta la radio, este libro te va a encantar. Si te gusta tu voz, si te gusta hablar y compartir lo que te pasa, este es tu libro. Si tu madre te pone la cabeza como un bombo, es tu historia. Si tienes un amor que se acabó pero que no consigues superar, léete “No pasa nada…”. Y si no, puede que también debas leerlo.

Es un “cuento moderno”, una historia que se transcribe desde una pizarra Velleda y que demuestra, una vez más, que no hace falta hacer una gran historia para construir una historia grande.

Y si lo leéis y no os gusta, pues no sé, no pasa nada. Seguro que hay algo en el libro de Raquel Martos que os hace descubrirla. Y ya os digo yo que merece la pena.

libro-raquel-martos--637x320


Sobre el autor

Flanagan R. McPhee

Iba para Reina de la Noche pero se me adelantó Letizia.