El hombre y la barba: Enrique de Gales

prince-harry

Lo cierto es que en la redacción tenemos a unos cuantos enfermos (entre los cuales me cuento) que tienen debilidad por los hombres pelirrojos. También es cierto que, aun siendo pelirrojo, nunca me había fijado en el príncipe Harry con lúbricas intenciones. Es más, sus numerosas apariciones en prensa (que si fumando hierba, que si disfrazado de nazi, que si en pelotas en una habitación de Las Vegas) no contribuían a hacer de este hijo de la Gran Bretaña un hombre mínimamente interesante.

000-princeharry

Hasta que, un día, Hilde me envió esta fotografía:

12165839_10208197838250567_505384612_n

La foto iba acompañada de un escueto “Creo que Harry merece un El hombre y la barba”. Y estoy totalmente de acuerdo con él. Porque resulta que nos habíamos olvidado por completo de que, a veces, el muchacho se deja la barba. Y, oiga, muy bien.

harrybeard

Bien, muy bien. De hecho, para mí, mucho mejor que su hermano.

williambeard

¿Veredicto? Definitivamente, mejor con barba: aquí está la diferencia entre el niño y el hombre, Harry.


Sobre el autor

El Perro de Toni

No te fíes del criterio de alguien que te reconoce por el olor del culo