Nous aimons la France

Pues mi relación con el país galo es de amor/odio. Me encanta el idioma, odio a los parisinos, me encanta su cultura, odio su prepotencia, envidio su sentimiento de estado pero odio su chovinismo exagerado y así me puedo tirar todo el día.En cuanto a mis relaciones más que fraternales con los galos, tengo que decir que han sido bastante meh. Es más la fama que otra cosa, o yo he tenido bastante mala suerte cuando me ha tocado elegir cachón.

969133

Lo que uno espera y lo que uno se encuentra…

Eso sí, si no lo conocéis por favor, visitad Bretaña. Estuve de no-orgasmus allí un verano y me enamoré perdidamente de Rennes y de su gente, que es excepcional. Eso sí, durmiendo con manta todo el verano ¿He dicho que tengo una relación de amor-odio? MuTarr

Lo primero que se me ocurre cuando me hablan de Francia, llamadme lo que queráis, son los camiones de frutas tirados en la frontera. Aparte de esto es un país que no tengo nada controlado. Podría hablar de liberté, egalité y fraternité, pero de eso se ha hablado mucho en estos últimos días. Podría hablar de la marsellesa, pero me la pela, así que lo que voy a hacer es presentaros uno de mis discos favoritos de todos los tiempos: Labirynthe, de Gesch Patti. Hilde

Siempre he sido muy francófilo, París me parece “la plus belle ville du monde”, el país es extremadamente bello, el foie y los quesos franceses me vuelven loco, pero si me tengo que quedar con algo de nuestros vecinos es con la música. Me vienen a la mente montones de grupos y solistas, desde mi adorado Etienne Daho, hasta la frescura y descaro de Les Rita Mitsouko, Niagara, los inigualables Daft Punk, Phoenix, Exsonvaldes, el “french touch”, etc, etc… Pero como muestra voy a poner uno de los grupos históricos, Indochine, que además hacen gala en sus composiciones de una de las cualidades que más admiro de los galos en general, su capacidad crítica, su lucha constante por los derechos de la ciudadanía, su carácter reivindicativo frente al poder sea del color que sea. El ejemplo no puede ser más significativo, me gustaría ver a algún grupo de éxito masivo español realizar un videoclip como el que podéis ver a continuación y dirigido por Xavier Dolan. C del Palote

ç

Como a todo español que se precie, a mí me educaron para mirar al país vecino si no con odio, sí al menos con resquemor, mala baba y cierto desprecio. Nada nuevo si tenemos en cuenta que como dijo Fernán Gómez, el desprecio es el pecado capital del español y no la envidia. Pero la vida te lleva por derroteros que nunca te esperas y durante casi una década, me tocó trabajar con franceses todos los veranos. Al primero que conocí lo recibí con uñas y dientes muy en plan hijo del agricultor al que le habían tirado los tomates del camión, pero el muy francés era una persona exquisita, educadísima y que me aguantó carros y carretas sin decir ni mu. Hasta el último momento de relación en que le pedí perdón por tanta gilipollez de mi parte. Luego conocía a más franceses que siempre me dejaban con la boca abierta por su nivel cultural, su respeto, sus modales finísimos, su pasión por la cultura, su curiosidad por lo ajeno…¿Quiero decir yo que todos lo franceses son la bomba guay? No ¿Son todos los franceses estúpidos? Tampoco. Exactamente igual que tres mil millones de musulmanes; no hay un calificativo único que los pueda encuadrar. A mí los franceses me enseñaron a que es absurdo y gilipollesco el generalizar. Por eso puedo decir que ellos fueron los primeros y me alegro de que me rompieran todos mis esquemas y prejuicios para siempre.   MM

francia1

A mí lo que más me gusta de Francia es, a la vez, lo que menos me gusta: que estamos tan cerca y a la vez estamos tan lejos, que nos queremos tanto y a la vez nos odiamos tanto, que estamos llenos de tópicos sobre ellos pero, a su vez, nos molestan los tópicos que ellos tienen sobre nosotros… y viceversa. De verdad, mi espíritu de miss os dice que Francia es un país maravilloso, lleno de gente maravillosa. Cero prejuicios y entrégate a conocerla. Verás como vale la pena. El Perro de Toni

A pesar del placer que tengo por viajar y por hacerlo en Europa, Francia es uno de mis países pendientes (es para lanzarme escupitajos, lo sé). Siempre que he intentado organizar una escapada al país galo, los astros se me han desalineado.

Aún así, hay tres cosas que me pirran de Francia:
- La Marsellesa: la aprendí a cantar en el cole, en 7º de EGB (era lo que tenía ese período, que te enseñaban unas cosas…). Debo reseñar que no sé ni papa de francés, pero (sabiendo lo que dice el himno) recuerdo que me transmitió una fuerza y empuje que me produce hasta envidia respecto a lo que el himno español se refiere. Sin más, véase como símbolo de unión en el estadio de Sant Denis…
- Ásterix y Obélix: Goscinny y Uderzo ilustraron gran parte de mi infancia y adolescencia. Fastuosos guiones, guiños de humor e inclusión histórico-social (con sus licencias) que llenaban mis horas ociosas.
- Cine francés, y en particular sus grandes actrices: Delpy, Cotillar, Marceau, Deneuve, Binoche, Tautou, Trintignant…Fon Cole

 

 

Si hay algo que amo verdaderamente de Francia, es la música. En París y sobre París se han escrito algunas de las canciones más bellas del mundo, ellos inventaron a las chicas yé-yé, le dieron fama eterna a cantantes que aunque no habían nacido allí, ahora mismo son consideradas más francesas que las baguettes como Dalida, Myléne Farmer o Jane Birkin (por supuesto, tenía que mentarla). Fer Birkin

Os dejo una playlist de maravillosos temas franceses:


Sobre el autor

Atroz Con Leche

Podríamos empezar diciendo “Bienvenidos a este blog” pero mentiríamos cual bellacos. También podríamos comenzar con las palabras “Esta es una nuevo modelo de red social” pero ni de coña y tampoco hay ganas. Esto es… Atroz…No hay palabra que mejor lo defina. Bueno sí que hay otras, pero si las escribimos no podrían leerlo niños y además ustedes se van a asustar.