Mashrou’ Leila: Afortunados

 

Que sí, que hace un año de este vídeo, y qué es irónico que sea gracias a Cocacola que se grabe esta versión por parte de un grupo libanés…

Que vivan las barbas, que viva los cedros libaneses que dan sombra a estos habibis y madera para violines que también son tocados y aPOLLAdos…

Luego vas tirando de vídeo en vídeo. Descubres que Mashrou`Leila siguen luciendo igual de bien, y que suenan cada vez mejor. Que la cámara los quiere. Al igual que su público. Que Hamed Sinno los tuvo bien puestos cuando salió del armario en la portada de “Têtu”. Que si nace unos kms más para un lado del plano, lo mismo habría sido colgado por los testículos, quemado vivo o tirado desde un noveno piso.

Que vivir no es nada fácil. Que Líbano no está inmersa en una “pax romana” como Occidente.

Ni Palestina.

Ni mucho menos Siria.

Que el próximo Hamed Sinno, Gaultier o Leibovitz puede estar ahora mismo tratando de tener suerte esta noche y llegar a Europa, (nadando o en una balsa de mala muerte), si llega sano y salvo a esta orilla del Mediterráneo.

Que va a ser estigmatizado, discrimando, anulado como persona, deshumanizado. Por inmigrante, por refugiado, por moro. Por terrorista, siendo irónico que te etiqueten de algo que te ha hecho escapar de tu tierra…

Aunque haya llegado demasiado lejos, para renunciar a lo que es.

Que he sido afortunado en esto de caer en un lado o en otro de las fronteras.

Luego levanto mi copa hacia las estrellas, brindo, bebo, me emborracho, y, afortunadamente, se me pasa.

Y recuerdo ese gran mantra de Susanita (amiga de Mafalda): menos mal que el mundo queda tan lejos. Aunque últimamente ese mundo lo tengamos cada vez más cerca.


Sobre el autor

skyzos

No sabe si coger los hábitos o remangárselos.