Me la deja floja

Dicen que en el morbo todo vale. Y yo digo que sí, que todo está permitido, pero que hay cosas que, por su peculiar naturaleza, se encargan de dinamitar la excitación y de convertir lo que no debería pasar de un polvo sin trascendencia en un estudio de campo que te tiene más pendiente de las rarezas del otro que del acto sexual en sí.

A todos se nos ha cortado la mayonesa cuando un tío nos ha llevado a su casa y, con la confianza que da la intimidad del hogar, ha mostrado su lado menos pudoroso y más antimorboso, poniendo fin a todo el interés que en un principio habíamos mostrado en él.

He elaborado una lista de todas aquellas peculiaridades con las que me he ido encontrando a lo largo de los años y que han hecho volar por los aires lo que se presentaba como un polvo muy prometedor:

  • Los calcetines invisibles: mira, que se deje puestos los calcetos blancos gordos con el bordado de la raqueta de tenis hasta puede tener su punto por todo el imaginario que el porno gay nos ha brindado, pero con esos calcetines finos que dejan a la vista los tobillos y cuyo uso debe restringirse exclusivamente al gimnasio me arrojo de la cama al balcón en un acto de desesperación estética.

calcetines invisibles 5

  • Cadenillas varias: sea la Cruz de Caravaca, el ojete de Horus o la placa militar que viene en el kinder sorpresa lo que lleve al cuello, es un elemento que de forma inmediata me hace perder todo interés en el acto sexual.

Unique-100-Real-Pure-925-Sterling-Silver-necklace-1MM-sycee-chain-for-women-men-TOP-quality

  • Pulseras tobilleras: las considerábamos definitivamente extintas, pero todavía queda quien, por algún extraño y oscuro motivo hippie, la sigue llevando con orgullo y llena de roña.

tobillera_de_cuero_con-cascabeles_1

  • La foto de cuando era joven: en casos en que el chulazo haya perdido belleza con la edad, a veces acostumbra poner una foto de estudio suya de hace décadas lanzando a sus amantes el siguiente mensaje oculto: “mira qué bueno he estado yo, me follaba todo lo que quería”, mensaje que, en lugar de excitarte, te hace desear acostarte con su yo adolescente y perder el interés en el engendro en que, por comparación, se ha convertido ahora.
  • Calzoncillos feos: vale que al final se los acabará quitando y problema estético resuelto, pero el ser capaz de embutirse en tal cosa nos da una valiosísima información sobre los gustos sexuales que vendrán a continuación. Aprende a interpretar las señales y ¡huye a tiempo!

DSC05522

  • El requesón: que algunos lucen hasta con orgullo es un NO WAY en toda regla. No es negociable. Ni con condón. A eso ni me acerco. Es, de hecho, la primera causa de antimorbo, por mucho que algunos piensen que es un elemento que subraya su masculinidad.
  • El mal aliento: stop. Aquí acaba la cosa. Hasta siempre.
  • Que su Yorkshire esté presente y que nos deje sordos con sus ladridos pensando que a su amo lo estás asesinando. Hacer partícipes de tus actos sexuales a tus mascotas me parece llevar el amor por los animales demasiado lejos.

471061__yorkshire-terrier_p

  • Las interrupciones: el “espera que voy a poner la calefacción”, el “hago una llamada y enseguida vuelvo”, el “espera que bajo la basura”… todos esos y muchos más retardantes me hacen pasar de 42 a 16º corporales y me aportan una valiosa información: es de los que antepone el deber al placer, así que, si algo prospera con este maromo, la vida sexual no será una de sus prioridades.
  • Hay una forma de proceder bajo la ducha que pasa por limpiarse el ojete en último lugar para evitar arrastrar su olor característico por el resto del cuerpo. Algunos lo desconocen por completo y provocan verdaderas estampidas en sus conquistas de una noche.
  • Uñas de los pies largas: aunque no se sea un fetichista de los pies y no se vaya a interactuar con ellos en exceso, la sola presencia de unas extremidades inferiores con garras son para mí motivo de despedida seca y tajante.
  • Tatuajes feos: recuerdo a un tipo que en los muslos tenía sendos y horribles tatuajes de la Streisand y Bette Davis. Probablemente, significaron mucho en su vida, pero hay otras formas más elegantes de profesarles devoción a tus ídolos y que pasan por no espantar a tus amantes.
  • Varón Dandy: y toda esa retahíla de perfumes y ungüentos “penetrantes” con los que algunos insisten en regarse un mediodía de julio con 42º a la sombra.
  • Pies negros: a algunos fanáticos de las chanclas en verano se les olvida darse un agüita en los pies después de haberse pateado la ciudad durante todo el día, y ese es un detalle que puede aterrorizar a amantes tiquismiquis como yo, al que se le revuelven las tripas incluso cuando lo ve en las pelis porno.

Y a vosotros, queridos lectores ¿qué es lo que os la deja floja en momentos de calentón?


Sobre el autor

FakePlasticBoy

Hecho de plástico fino.