Nos chorrea el whopper con Ramón Espinar

Si algo ha traído el fin del bipartidismo a este país, no es sólo aire fresco y propuestas más sensibles con las necesidades reales del ciudadano medio, sino también bellas caras nuevas que han entrado en política sin hacer mucho ruido y que han conseguido que esta disciplina de mentirosos y chorizos nos haga humedecer las bragas por primera vez en nuestra historia, mal acostumbrados como estábamos a Rajoyes, Rubalcabas, Artures y otros Cayos malayos.

Hay a quienes en esta redacción les pone mucho Albert Rivera (él, no su programa electoral), a otros Pedro Sánchez y su “puño” en alto y a otros Romeva y el deseo de que nos independice a todos. Yo acabo de encontrar la razón por la que el Senado, esa cámara cuya existencia y funciones ignoraba hasta el momento, será desde ahora un nuevo motivo de interés y seguimiento: Ramón Espinar, de Podemos.

 

12187924_702772846490679_1778603276765046623_n

 

9LrpT_1W_400x400

 

3228754

 

nuevos_politicos_espanoles_ines_arrimadas_7455_645x

 

Esas camisas abrochadas hasta el último botón y siempre arrugadas, pero que te sientan tan requetebién, esa cara de niño pillo pero buena gente, esos ojos que transmiten confianza y ganas de empotrarte votarte…

Si, Ramón, sí. Así suspiramos por aquí cada vez que te vemos…

 

ChuBAqy


Sobre el autor

FakePlasticBoy

Hecho de plástico fino.