Diez razones por las que hay que ver a Raphael en directo antes de morir

1- Porque tienes cientos de oportunidades. Pero cada vez menos. Raphael lleva inmerso en una gira perpetua casi una década; acaba en España, se va a hacer las Americas, pasa por Rusia, cambia el nombre de la gira y vuelta a empezar. Te podrá parecer hasta gracioso, pero…¿Que grupo o artista mantiene un nivel así con 72 años? Que me los presenten, que no los conozco. Y cuando hablaba de que cada vez quedan menos oportunidades, es evidentemente porque…

2-72 años te contemplan. Hay que insistir porque vivimos en un país y en una sociedad donde la experiencia y los años se ven como una lacra, cosa de viejos y casposa con la que echarse unas risas y nada más lejos de la realidad con Raphael. Son 72 años, sí. También un trasplante de hígado que lo tuvo al borde de la muerte. Ahora piensa en tu madre o tu abuela que tendrán esa edad e imagínalos haciendo lo que hace Raphael en el escenario ¿A que le ves mérito?

raphael150

3-Ningún artista se entrega tanto. La gran enseñanza de Raphael es que haz lo que quieras, sí, pero hazlo bien y disfrutando. Nadie se lo cree tanto, nadie da tanto, nadie disfruta tanto como él. Hartísimo de ver a grupos de veinteañeros supercools y modernos que suben a un escenario a empujones como  si los obligaran, con cara avinagrá y tocando  a disgusto. Ver a Raphael es disfrutar de un evento casi único, porque a ver quién lleva cincuenta años de carrera y no se ha aburrido con lo que hace…

4-Y ningún público se entrega tanto. Sin duda, parte fundamental del disfrute es cómo se vive desde las gradas. Aunque la media de edad supera la cuarentena, la primera vez sorprende la mezcla de gente; modernos, maricas (los aseos son visita obligada en un concierto de Raphita). Pero lo más impresionante es cómo vive esa gente el concierto; aplausos hasta que sangran las manos, levantadas generales cada dos por tres, piropos gritados como si quinceañeras fueran, minutos y minutos y minutos de ovación hacia el final. Un flipe.

5. Por la generosidad. Los conciertos de Raphael nunca son baratos, pero lo valen. Dos horas y media es lo que suelen durar. No dice ni media frase. No descansa ni diez minutos. Lo hace  entregado y lleno de entusiasmo. Toca sus grandes éxitos y alguna que otra rareza. Se quita el micrófono para cantar a pelo o se hace acompañar solamente de una guitarra o un piano. Es capaz de todo lo que esperas y más. Hasta de romper el espejo que siempre rompe al final de su actuación, pero…¡Ay si no lo rompiera! Por contra, he llegado a pagar veinte euros para ver en concierto  a grupos que llevaban dos o tres discos…Y tocaban diez canciones. Haz cuentas de a cuanto te sale la canción.

6. Por las nuevas canciones. Aunque no ha parado de editar discos y remozar viejos éxitos, nunca deja en el tintero alguna que otra canción reciente. A mí especialmente esta que  compuso Bunbury me parece lo puto más. Bunbury no es santo de mi devoción pero captó como nadie en la letra la esencia de Raphael sin desvirtuarla y sin componerla en un principio para él. Porque Raphael es un ave de rapiña en eso de apropiarse canciones de los demás y hacerlas suyas. Un temazo que merece ser mucho más conocido y que se agradece un güevo que cante en muchas de sus giras.

7-Para entender la fascinación que provoca. Si eres de los que se ríe con los planos cortos de Raphael, sea en un anuncio, sea en un especial navideño, sea en una entrevista, nunca lo valorarás por lo que es; un monstruo del escenario. Porque es en un escenario donde hay que verlo y comprender que los aspavientos, las exageraciones, la sobreactuación desaparecen en un escenario grande donde él solo, lo llena todo. Y no necesita ni cuerpo de baile, ni coristas, ni proyecciones, ni fuegos artificiales. Él sabe mejor que nadie que actuar no es solo hacer música. Es interpretar, y él interpreta como nadie sus canciones, que son…

8-Unos grandes éxitos de oro Si el concierto tiene tanta duración es porque hacer una lista de canciones de Raphael (qué cantar y qué no) debe ser tarea imposible teniendo tal tremendez de éxitos en todas las décadas; sesenta, setenta, ochenta, noventa…Casi na. Tener a Manuel Alejandro en nómina, seguramente uno de los mejores compositores de la música en español, ayuda. Muchas no fueron populares cantadas por él, pero viendo que encajaban con su repertorio, se las apropiaba. Porque las juventudes de hoy olvidan que quién popularizó “Mi gran noche” fue…

La cuestión es que cuando se disfruta de un concierto de Raphael, se entiende como con el paso de las décadas ha creado un personaje que ama a escondidas, que sufre por amores imposibles, que tiene sentimientos equivocados y contra la sociedad…¿Una loa al armario?….Esa es una pregunta que solo se contesta con otra…¿Qué sabe nadie?

9- Para ser testigo de un prodigio, una obra de arte andante, un acontecimiento único. Planteatelo así…Si tuvieras oportunidad de asistir al descubrimiento de America, ver como se inaugura la estatua de la Libertad, conocer de primera mano como cantaba la Callas, ser testigo de cuando se descubrió la penicilina…¿Irías? A que sí? Pues con Raphael, igual. Algun día podrás decir “Yo vi a Raphael en directo”.

10- Para opinar con conocimiento de causa. Si nunca lo has visto en directo, plantéate una cosa…¿Cómo se puede opinar sobre la trascendencia de Raphael sin haberlo visto?  Así sin decir tópicos, chascarrillos de cuñao y frases hechas, quiero decir,

 

Próximas fechas para disfrutar de Raphael sinphónico:

 

24/10 GRANADA

14/11 SANTIAGO

19,20 y 21/11 VALENCIA

28/11MALAGA

12/12 SALAMACA

16/12 MADRID

 


Sobre el autor

MM

Venida de otro Planeta, el Murciano más concretamente.