El periodista Paco Tomás presenta “Los lugares pequeños”. Once upon a time…

Una novela para escuchar. Una historia con BSO que hay que ponerse, mientras se va leyendo, en cinta de cassette, si es posible. “Los lugares pequeños” (Editorial Punto en Boca, 2015) es una de esas aventuras literarias que se paladean desde la primera línea; que va creciendo conforme avanza y que te deja el mejor sabor de boca posible tras un final digno de un personaje tan carismático como el que la protagoniza, el amigo Fidel.  Un ser atormentado aunque muy peliculero.  Entre las líneas de “Los lugares pequeños” podemos encontrar matices de la rebeldía romántica de John Bender, de la coquetería acomplejada de Claire Standish; del “déjame ser lo que yo quiera” de Andrew Clark, de las mentiras de  Allison Reynolds o de la presión parternal que sufría Brian Johnson. Sí, los famosos personajes de la película “El Club de los Cinco”, aquella cinta ochentera y de culto que nos marcó a muchos de los que hoy nos acercamos a la cincuentena.

El problema son los padres, aquí no hay duda. La criatura que dibuja el periodista Paco Tomás es intensa y bella pero sin estridencias; un espejo reflector de muchos miedos reconocibles por cercanos. Dudas y ansiedades de un hombre mediocre por obra y gracia de una sensibilidad extrema y de una vida borde y descorazonada. Un “soy rebelde porque el mundo me ha hecho así”.

los-lugares-pequeños-HD

La lírica de Tomás, también columnista y guionista de televisión, es reconocible en esta primera novela pues su particular ironía, fina y elegante, se percibe en todo momento. Una de las cosas que más me ha llamado la atención es la estructura de la novela; sin ser nada nuevo hay que apuntar que no es fácil enganchar y no perderse en un collage de flashback como este; de capítulos con extensiones muy dispares y curiosas.

paco tomás

Uno no podía resistirse a leer una novela que subraya a los Simple Mind del “Don’t You (Forget About Me)”, que describe la dulce sensación que sentíamos al elaborar aquellas recopilaciones en cassette de canciones grabadas de la radio, que sabe a comics, a dibujos animados…y esas cartas a personajes de televisión, esa misiva a María Patiño que no tiene desperdicio, entre otros.

Con Paco Tomás he tenido la misma sensación que tuve cuando leí el primer trabajo literario de David Trueba, “Abierto toda la noche”. Desde entonces siempre he esperado con muchas ganas sus novelas. Buen inicio para un camino que se prevé largo y emocionante.


Sobre el autor

Mocico Viejo Official

Amante y amigo. A punto de abrazar la fe, pero a punto a punto. Viajero incansable y buscador de tesoros. Mocico andaluz y rabioso.